¡Adiós isabelino!

Al fin le quité la dichosa campana, y desde entonces está con el fregoteo, ¡1 hora de lavado lleva la tía! Estoy muy contenta, y ella sonríe con su lengua de lija. :stuck_out_tongue: