Arroz con curry verde

Es un plato pelín exótico, de sabor fuerte y algo picante. Lo mejor, como en casi toda la comida asiática, no es la ‘chicha’, sino lo que acompaña, probar sabores distintos a los que no estamos habituados.

Para este experimento nos hace falta: una pechuga de pollo, setas, bambú, mazorquitas de maiz, un par de cabezas de ajo, una lima, pasta de curry verde, leche de coco, albahaca, comino, pimienta blanca, canela, semillas secas de mostaza, sal , arroz y nata líquida.

Ingredientes más ‘exóticos’ y raros de encontrar en una cocina española:

  •    [I]Bambú[/I]: hoy en día ya se encuentra en ,muchas grandes superficies, sino en una tienda especializada. Se presenta en laminas con forma rectangular, cortada muy fina, suele venir en vaso de cristal.
    
  • [I]Mazorquitas de maiz[/I]: Del todo facil de encontrar en supermercados o grandes superficies. Suelen venir en tarro de cristal, también se venden como ‘mini-mazorcas’.

  •     [I]Lima[/I]: parecido a un limón chiquitillo, y de color verde fuerte. Se suele encontrar en grandes superficies.
    
  •     [I]Pasta de Curry verde[/I]: Pasta de Curry (varias) se puede encontrar en muchas grande superficies. El verde no es muy común encontrarlo, solamente en tiendas especializadas. Viene en cristal y de consistencia es como la mostaza en frasco. Alguien ya ha hecho el trabajo por nosotros, y tenemos el curry reconcentrado.
    
  •     [I]Leche de Coco[/I]. En grandes superficies es posible encontrarla. Si no, la podemos preparar nosotros en casa (o algo parecido que lo sustituye). Cómo. Bien, en un bol con agua templada(a nosotros nos vale con ½ litro, pero pongamos 600ml). Vertemos un sobre de coco rallado (sulene ser de 150 –200 grms). Lo mezclamos bien, y lo dejamos por lo menos un par de horas. Luego de eso, lo pasamos con la batidora añadiendo un par de cucharadas de azucar, hasta reducirlo a la minima expresión que nos dé. Lo colamos, colocando un trapito en el colador, para impedir que pase ningun resto de coco. Si teneis una manga de tela de las que se utilizan para el café, perfecto (limpia, claro).
    
  •    [I]Semillas secas de mostaza[/I]: esto tiene que ser en una tienda especializada; tienen tal que esta pinta.
    

Lo demás, todo se puede encontrar fácilmente.

Yo utilizo para cocinar estas recetas un wok. Es un artilugio muy barato, en Ikea vale menos de 6 €, y en él se pueden cocinar muchas cosas. Se saltea tanto verdura, carne, marisco, pescado, perfectísimamente. Es antiadherente, y se utiliza muy poco aceite. Lo que hay que hacer es mover todo el rato lo que tenemos dentro, utilizando siempre una cuchara de madera, y hacerlo ‘bailar’ por las paredes cóncavas, todo el rato…!!! os animais???

Si no lo teneis, tampoco pasa nada, una tartera normal nos vale también. Cogemos la pechuga de pollo y la fileteamos, y luego cortamos los filetes en tiras. Cortamos en tiras también las setas pero un poco anchas. (cantidad aprox: unos 150 grms). Yo he utilizado las setas ostra’, faciles de encontrar en cualquier sítio.

Rallamos la piel de la lima. Cortamos por la mitad y reservamos. Mezclamos la leche de coco y la nata líquida, y batimos con la batidora. Picamos los dientes de ajo.

Vamos añadiendo al wok con un poco de aceite caliente, el pollo, y lo vamos trabajando, añadiendo la sal. Cuando se empiece a hacer, añadimos las setas, y seguimos trabajando.

Cuando están hechas, añadimos mazorquitas y bambú, y retiramos del fuego. Vamos añadiendo, como se indica: ajo picado, dos cucharadas generosas de pasta de curry verde, la ralladura de la lima, una cucharadita de albahaca, otra de semillas secas de mostaza, ½ cucharadita de comino, otra ½ de pimienta blanca y otra ½ de canela. Removemos bien, y volvemos a poner al fuego mientras seguimos trabajando con la cuchara de madera. Luego añadimos la nata líquida mezclada con la leche de coco, y con estrujamos la mitad de la lima encima, mientras removemos. Probamos. Si nos parece poco fuerte, añadimos otra cucharada de pasta de curry verde, y removemos. Retiramos del fuego.

Para hacer el arroz blanco, vale cualquier arroz. Hay arroces asiáticos como el Thäi, que es aromático, y de apariencia es similar al vaporizado, aunque de grano más pequeño. Se venden en muchos supermercados, en cajas de ¼ kilo, y suelen ser caretes. Para este plato creo que no merece la pena, porque no se puede apreciar su sabor debido a la salsa que hemos hecho. Mejor estaría con verduras. Podeis utilizar cualquier arroz ‘convencional’. Yo utilizo el vaporizado.

Para los que no sabeis hacer el arroz, cada uno lo hace a su manera, yo lo hago así: una tartera, un poco de aceite. Cuando esté caliente, echais el arroz (un vaso), sal o avecrem, lo que useis, y removeis hasta que el arroz se ponga transparente. Cuidado que no se queme. Echais 2 ½ vasos de agua por cada uno de arroz. El agua debe estar muy caliente. Podeis echar un poquito de perejil para darle algo de gracia. Removeis, y probais el agua. Si está soso, lo salais más. Y lo poneis a fuego fuerte diez minutos, y pasados estos, otros diez minutos a fuego bajo. Una vez que se evapora el agua…prohibido meter la cuchara!!!. Pasado este tiempo, se retira del fuego y se tapa con un paño la tartera. Si cuando lo retirais del fuego veis que está seco, y habeis utilizado arroz vaporizado, no todo está perdido. Añadid un poco más de agua caliente, y poner a fuego bajo, pendientes hasta que se haya vaporizado entero.

Servir por separado el arroz y el curry, y que cada uno se lo mezcle en la proporción que le parezca.

espero que os guste!!!