Ayuda: Carta al Señor Presidente del Gobierno‏

[FONT=Tahoma]Hola amig@s,

Como ya sabéis se acerca el fin de la temporada de caza y el abandono y matanza de galgos comienza de nuevo. Algunas asociaciones que trabajan en su adopción nos invitan a escribir una carta al Presidente del Gobierno, D. José Luis Rodríguez Zapatero para que cumpla su promesa electoral de una ley estatal de protección animal y acabe con esta vergüenza que es la caza de liebre con galgo y sus terribles consecuencias.

Os envío la carta que yo he escrito para que se la hagáis llegar a La Moncloa (con un simple copiar y pegar). Por favor, difundir este e-mail entre vuestros contactos, publicad la carta en vuestras webs. ¡A ver si conseguimos entre todos que esto no caiga en el olvido!

http://www.la-moncloa.es/Contactos.htm

Muchas gracias !!![/FONT]

AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIErNO DE ESPAÑA, DON JOSÉ LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO:

Señor Presidente, a pesar de que está muy ocupado en tareas importantes para nuestro país como, por ejemplo, la [B]presidencia del Consejo de la UE[/B], y que en sus propias palabras está comprometido a dar [I]“un impulso decidido a la construcción de Europa “[/I], me permito advertirle que no se engañe más. Porque, Señor Presidente, en España todavía no [I]somos[/I] europeos.

Es peligroso afirmar tal cosa cuando España es uno de los pocos miembros de la UE que aún no forma parte de la [B]Convención Europea para la Protección de los Animales de Compañía (1987)[/B] y si me responde que hay otros problemas que requieren más urgencia en su resolución como la crisis económica, la inmigración, el terrorismo; o que es difícil convencer a austriacos, belgas, daneses, alemanes, griegos, búlgaros, portugueses, suecos… del inconveniente que supone promulgar la defensa animal en general mientras aquí aceptamos las corridas de toros como parte de la cultura nacional; pues permítame un consejo: aproveche ahora para ratificar el convenio que es cuando Vd. proclama estar más comprometido con Europa que nunca.

Pero no lo hará, Señor Presidente, porque siempre es más fácil legislar en casa ¿verdad? Y sabiendo que, según varias encuestas, un 79% de los españoles estaba a favor de impulsar reformas legislativas en materia de protección animal, no pudo resistir la tentación de incluir en su programa electoral el compromiso de elaborar una ley estatal “m[I]odificando los artículos del Código Penal referidos al maltrato animal para facilitar la ejecución de las sentencias y el cumplimiento de condenas[/I]”. Pero ya se sabe cómo son las promesas para los de su clase (me refiero a la política, no me malinterprete) que fueron creadas para incumplirlas, y Medio Ambiente nos informa de que la ley no saldrá adelante porque para legislar, lo que se dice legislar, ya están las comunidades autónomas. Pero, Señor Presidente, ¿no era, precisamente, el fin principal de su propuesta conciliar todas las normas autonómicas existentes en una sola? ¿Quizá se contradice o quizá miente? Y si miente, ¿qué les diremos a los estudiantes de Educación para la Ciudadanía? ¿Que hay ocasiones en las que es legal prometer porque nunca se cumplirá lo prometido?

Le daré otro dato, la caza de liebre con galgo está prohibida en todos los países de la UE, menos en España. No quiero desilusionarle pero parece que en esto tampoco [I]somos [/I]europeos. Todas las asociaciones que protegen al galgo español no temen, desgraciadamente, lo peor al final de la temporada sino lo que se ha convertido en habitual año tras año: más de 50.000 galgos serán eliminados en colgaderos, ahogados en pozos, ejecutados con inyecciones de lejía o vagarán famélicos, abandonados para morir de hambre y de sed o ser atropellados. Sin embargo, si uno es apto para la caza podrá alcanzar un precio superior a los 30.000 euros, lo que promueve la proliferación de criaderos ilegales donde estos animales conviven en unas condiciones miserables. Pero no se preocupe, Señor Presidente, que no caeré en el error de provocarle la lágrima fácil porque, además de verle curtido en estas lides, las cifras demuestran que el galgo es el ejemplo del más crudo e impune maltrato animal en nuestro país; y si me lo llama Vd. [B]tradición[/B], que parece ser lícito comparar el asesinato con el flamenco, incluya alguna imagen de un galgo [I]“tocando el piano” [/I]en el video promocional para la próxima candidatura española a los Juegos Olímpicos. No tengo duda de que se avergonzaría como ciudadano, como español y como europeo.

Así que por los motivos anteriormente expuestos, me decido a escribirle esta carta con buen talante, Señor Presidente. Y, si llega a leerla, quizá le remuerda la conciencia y comente con los de su clase, en un pasillo del Congreso de los Diputados, en Bruselas o en la próxima montería, que son muchos miles de españoles los que exigimos el fin del uso del galgo como mera herramienta de caza; que exigimos que se castigue a los que ahora practican el maltrato, abandono y muerte de éste y otros animales como si de un deporte se tratara; que exigimos, en definitiva, que cumpla su promesa electoral y promueva una ley estatal que defienda y haga respetar sus derechos.

Porque no olvide, Señor Presidente, que muchos son los que le votan pero a la hora de gobernar, gobierna para todos.