Bebes y gatitos

Muy buenas a todos!! Tengo un gatito de 2 años que es mi vida, lo amo entre todas las cosas. Mi pregunta es la siguiente, él está acostumbrado a dormir conmigo desde que entró en casa el primer dia y ahora que estoy embarazada me gustaría saber algún truco para impedir que se suba en la cuna del niño porque por supuesto quiero que siga teniendo la misma vida que hasta ahora pero no quiero que duerma con el niño porque mi gato es muy juguetón y algunas veces no entiende y puede hacer daño al bebé. He estado investigando en internet y he encontrado unas mosquiteras que se ponen en la cuna pero no se si eso impedirá que se suba a la cuna ¿Qué opinais? Me gustaría que contarais historias o experencias con vuestros gatitos y vuestros bebes y como haciais para que los gatitos no notaran tanto el cambio.

Gatos y Bebés ¿Juntos?

                                                  Muchos dueños deciden que lo mejor a la hora de traer a un bebé es desecharse del gato para evitar inconvenientes de celos hacia el nuevo integrante. Esta actitud, es algo desmoralizante así que la nota es escrita y dedicada para los futuros padres, deben estar informados antes de cometer un error tan grande y poco racional.

Estos animales son de gran capacidad de adaptación, si todo se realiza correctamente los problemas no surgirán. Los Gatos con una relación estrecha con su dueña, si ésta llegase a estar embarazada, es probable que noten el cambio ya que captan los cambios hormonales en las mujeres. Quizás siga con más frecuencia a la futura madre con un aire de protección y olfatee su vientre con curiosidad.
Si tu gato era el centro del mundo, que haya un nuevo integrante, no significa que lo atacará indudablemente porque cree que le quitará todo, que estará celoso de compartir el amor de sus dueños o que sentirá envidia por la atención que recibe el niño y lo detestará. ¿No parece esto la descripción de la reacción de un ser humano? ¿No será que confundimos las reacciones de un Gato con las nuestras? ¿O tal vez son proyecciones de lo que nosotros sentiríamos en su lugar? Sería cruel que de la noche a la mañana todo el protagonismo que tenía se esfume. Llega el día del nacimiento y se acuerdan de comprar los muebles, el cochecito, la ropa, etc. para el bebé todo al último momento posible, corridas de acá para allá. ¿Y el minino? Totalmente en el olvido y la desatención. Ellos tienen una gran sensibilidad para captar que algo sucede y se estresan porque los dueños crean un ambiente de nerviosismo.

                     [RIGHT]             [B]Presentándolos.[/B]
        
         [/RIGHT]
          Cuando haya nacido el bebé es bueno que el Gato olfatee cosas que ya hayan sido utilizadas por el niño como ropa, juguetes, etc... en la habitación que le pertenecerá. En el momento de mostrarle el nuevo integrante, espera que se acerque por si solo, no los fuerces a nada porque ahí es cuando ocurren los malos entendidos. Una vez que haya notado la presencia y esté cerca, lo olfateará y mirará. No se lo impidas y cuida que no se asuste, aunque si esto ocurriese por algún movimiento del bebé, el gato simplemente se irá. Igual siempre tienes que estar atento para que no haya problemas. Sentarte en un sillón y tener el bebé en tu regazo y al gato al lado tuyo ya sea durmiendo o no, sería una buena forma de que se socialice con el pequeño.
        
                     [B]¿Qué hacer?[/B]
        
           Tratar de que el Gato se estrese lo menos posible preparando la futura habitación del bebé con todas las pertenencias del niño un tiempo considerable antes del nacimiento. Así no habrá un cambio abrupto, deja que explore la nueva decoración del cuarto pero no lo dejes pasar mucho tiempo dentro para que no piense que todo eso es para el y se instale, esto podría ocasionar inconvenientes luego. Mantené la puerta cerrada para que no entre seguido.

La cuna será la cama perfecta para el pequeño felino y debemos evitar que crea que es su propiedad, no le permitas dormir ni acostarse dentro, aunque parezca lindo, porque pensará que es para él, entonces aquí es donde se genera un problema frecuente:

[ul]
[li]El gato entra en la cuna con el bebé dentro, por curiosidad o porque quiere acostarse en él. El dueño lo descubre y lo primero que hace es… Pegar un fuerte grito de reproche o de susto. ¿Qué sucede? El felino se asusta, salta y sale corriendo y puede lastimar sin querer al niño.[/li][/ul]
El Gato no tiene la culpa, si esta situación te llegase a suceder, no lo asustes, sólo acercate despacio y nómbralo con suavidad. Sacalo de la cuna tratando de que no tire pataditas. Si lo crees conveniente, cortale las uñas hasta que se adecue a la situación.

        [B]No te olvides...[/B]

Tenés que intentar que el gato sufra lo menos posible el cambio por lo tanto no debes dejar de lado las necesidades básicas de él como por ej.:
* Darle de comer y cambiarle el agua.
* Seguir prestándole atención con caricias y mimos.
Si a tu gato le gustaba acostarse en tu falda, dormir con vos, etc… seguí haciendolo para que no sienta olvidado ni que lo dejaron de querer. No lo excluyas cuando esté toda la familia reunida junto al bebé, permitele que también se socialice, imaginate que llegase un nuevo ser al hogar y te encerraran en un cuarto lejos de todos, te daría mucha rabia verdad? Justamente eso es lo que hay que impedir que el gato tenga.
No debes dejar solos a los chicos demasiado jóvenes porque tienen tendencia a tirarle de las orejas, la cola, pelliscarlos entre otras cosas que disgustan tanto a los gatos como a los perros aunque no tengan esas intenciones.
Te recomiendo llevarlo al veterinario para una desparacitación interna y externa, si puedes también una revisión general.

http://www.angelfire.com/ar2/sologatos/notas/bebes.html[B][B]

[/B][/B]