El Cuenta Cuentos II

[B][FONT=Franklin Gothic Medium][/FONT][/B]
[B][FONT=Franklin Gothic Medium][/FONT][/B]
[B][FONT=Franklin Gothic Medium]El Legado[/FONT][/B]
[B][FONT=Book Antiqua]Parte I[/FONT][/B]
[B][I]Por Ais[/I][/B]

Miró su reloj, sólo faltaba media hora para finalizar la aburrida jornada de mediocre informático y poder regresar a la gran intimidad de su hogar, que tanto apreciaba.

El chico de reparto de la oficina, con su enorme carrito de transporte apareció de repente, y con gran esfuerzo depositó una gran caja de madera sobre su mesa (como esas que traen caras botellas de “champange” que se auto regalan los gerentes en Navidad).

Después de firmar el albarán de entrega, Víctor estaba más preocupado en recoger y guardar sus objetos personales en su mochila, que en el gran cajón color caoba que acababa de aparecer y al que apenas prestó atención.

Abrió las puertas de su casa no sin gran esfuerzo, si ya era difícil vivir en un quinto sin ascensor, ahora con la pesada carga bajo el brazo el sudor había invadido excesivamente su cuerpo producto del esfuerzo extra.

Como siempre, su gata siamés “Tren” con grandes saltos y maullidos de alegría fue corriendo a recibirlo, pero extrañamente frenó en seco, su pelo se erizó mientras no quitaba ojo al paquete que su dueño transportaba y tal como había llegado desapareció con unos tremendos aullidos lastimeros y el pelo erizado.

Al principio extrañado no le dio más importancia al suceso, pues la siamés hacía honor a su nombre, como una locomotora siembre vivía a toda hostia o descarrilada…

Depositó la caja sobre su escritorio, para lo cual tuvo que apartar los pinceles, las pinturas y las infinitas figuras de soldados de plomo que estaban a medio pintar, su gran pasión.

Recostado en su sillón y acompañado del humo de su cigarrillo, comenzó a leer el contenido del sobre que adherido acompañaba al paquete. La carta sellada por la compañía petrolera “Essex” de los EEUU, más o menos venía a decir que lamentaban mucho el fallecimiento de su padre, haciéndole entrega del cúmulo de objetos personales que su progenitor se había dejado en su taquilla personal.

Su padre, mecánico especialista de primera, trabajó durante 38 años en plataformas petrolíferas ubicadas por todo el planeta; once meses trabajando y un mes en casa no es la mejor manera de conocer a tu “viejo” por mucho dinero que ganase, pero sí la excusa adecuada para que al transcurrir veinte años su mujer presentara para solicitar el divorcio.

Pese a todo, ese único y pleno mes con el “viejo” fueron los mejores recuerdos de su infancia, de su insulsa vida, hasta que la terrible deflagración en la Estación de Essex Cuarta del Golfo de México lo convirtió en cenizas.

Documentación, fotos de viajes alrededor del mundo, una cadena con multitud de variopintos amuletos, colgantes… (idénticos a los que Víctor portaba en su muñeca) y una especie de antiquísima ánfora de barro con un extraño símbolo que no tardó en identificar (pues su padre gran aficionado al la arqueología se había ocupado de impregnar esos conocimiento en la mente de su hijo desde su niñez).

[B][FONT=Franklin Gothic Medium]El Legado[/FONT][/B]
[B][FONT=Book Antiqua]Parte II (Final)[/FONT][/B]
[B][I]Por Ais[/I][/B]

[B][I]BASTET[/I][/B]

[I]Se la representaba bajo la forma de un gato doméstico, o bien como una mujer con cabeza de gato, que siempre lleva un sistro (instrumento musical) debido a que le agradaba especialmente que los humanos bailaran y tocaran música en su honor.[/I]

[I]Es la personificación de los cálidos rayos del Sol y ejercía sus poderes benéficos. Encarnaba los aspecto pacíficos de diosas peligrosas como Sacmis, que expresaba las cualidades maléficas del Sol. Como ojo de Atum, estaba asociada a la Luna y protegía los nacimientos y a las embarazadas de las enfermedades y los malos espíritus.[/I]

[I]Se muestra como una diosa pacífica, pero cuando se enfada se transforma en una mujer con cabeza de leona, asimilándose a la diosa Sejmet. En determinadas ocasiones, se transformaba en la mucho más violenta diosa Sejmet, patrona de las guerras y dotada de cabeza de león. Al igual que el animal totémico que la representa, Bastet era una diosa impredecible que podía mostrarse tierna o feroz en cualquier momento.[/I]

[B]Fuente Wikipedia.[/B]

La tentación y la curiosidad felina vencieron, con un minúsculo martillo de la colección de herramientas de maquetas que disponía realizó una pequeña incisión de la cual surgió un agradable aroma a “kephi”

[I]El KEPHI era una preparación egipcia célebre cuyos principales ingredientes: mirra, lentisco, bayas de enebro, granos de alholva. pistacho y chufa, eran machacados y luego tamizados. El polvillo obtenido se mezclaba con vino y después con una preparación cocida a base de resma de conífera y miel. En realidad el Kyphi o Kephri estaba compuesto por 16 productos aromáticos según una complicada fórmula y se utilizaba para hacer ofrendas al atardecer al dios Ra. Para efectuar las ofrendas, los egipcios disponían de dos clases de utensilios: una cacerolita de metal que recibía las brasas y un “brasero de incienso”, especie de manga de madera o bronce terminada por una mano abierta en la que descansaba una copa que contenía el incienso.[/I]

[FONT=Verdana]Incomprensiblemente el recipiente resbaló de sus manos, precipitándose contra el suelo; la figura de lo que parecía un gato momificado surgió entre los trozo de la vasija.
[/FONT]
Unos días más tarde, y con su habilidad característica, Víctor había construido una especie de urna de metacrilato sobre una hermosa peana color marfil, donde depositó la extraordinaria momia, bien iluminada por un led azul en el interior que le daba un aspecto realmente fascinante.

Habían transcurrido 6 meses y la vida de Víctor había dado un giro de 360º, hasta su aspecto de triste funcionario se había transformado en un atractivo muy interesante. Ya no necesitaba gafas para leer, su mente constantemente estaba ávida de ingerir nuevos conocimientos, su manera de vestir era radicalmente diferente.

Al año, extrañamente ya dominaba 3 idiomas con soltura. Los pedidos de soldados de plomo que eran junto al mensajero sus únicas visitas, fueron sustituidos por el continuo ir y venir de atractivas mujeres cada noche.

Tal era su suerte, que consciente de ello apostó por un boleto de la ONCE y ganó tanto dinero que le permitió dejar de trabajar.

Instalado en un lujoso apartamento en la zona más céntrica de la ciudad, se disponía a acudir a una de las fiestas más exclusivas de la alta sociedad. Mientras que delante del espejo se arreglaba la pajarita, apareció la gata “Tren” reclamando un poco de atención frotándose contra la pernera del smoking, lamentablemente fue correspondida con una brutal patada que provocó que su pequeño cuerpo se estampara contra la mesita de cristal de Murano, con tan mala suerte que “Tren” se desnucó.

Víctor sin inmutarse y más preocupado de limpiarse los pelos adheridos a su pantalón, tomó las llaves de su deportivo, su abrigo y se marchó.

El led azul que iluminaba la figura de Bastet se apagó repentinamente, un repugnante olor a putrefacción inundó la sala.
Dicen que fue un cortocircuito, quizás una fuga de gas, los bomberos no lo tenía muy claro, pero la lujosa vivienda de Víctor fue pasto de un gran incendio.

Tan rápidamente como se consumió su apartamento por la llamas, la vida de nuestro protagonista se convirtió en las cenizas resultantes. Se arruinó económica y personalmente, siendo el alcohol y las drogas los últimos compañeros conocidos de viaje.

Un año más tarde, la policía lo encontró en la bañera de en un inmundo motel, con gran similitud al cuadro de la muerte de Marat de Jacques-Louis David.

Se había cortado la venas, pero la extrañeza del forense fue observar que en una especie de extraño rito, se había afeitado cabeza, cejas y dibujado unos extraño símbolos en el pecho, que le recordaron vagamente a unos similares que no hace mucho pudo ver en un documental de “National Geographic” sobre antiguas civilizaciones.

En un callejón, en algún lugar… de una ciudad.

Ya tenía el carrito lleno de yogures y paquetes de salchichas caducados, fruto de revolver ansiosamente en los contenedores de basura del Hipermercado. Lo primero era alimentar con la carne a su 3 gatitos adoptados, que como él, sucios y sin hogar malvivían en la calle. Mientras acariciaba con dulzura a sus hambrientos y pelirrojos cachorros con su mugrienta mano, un intenso y agradable olor capto su atención. La fuente de tal perfume la encontró en otro contenedor, una especie de gato de trapo envuelto en viejas vendas…… no lo dudó, lo introdujo en su mochila.

[I]Dedicado a Victoria por los malos momentos que ha pasado,[/I]
[I]que la suerte de Bastet te ilumine.[/I]
[I][/I]
[I]Y a la gata Bastet, su Calendario de Septiembre fueron fuente de inspiración.[/I]

:3::3::3::3::3:

  :th_thkiss2::th_thkiss2::th_thkiss2::th_thkiss2:

AIS me has emocionado!!!

Eres increíbleeeee de verdad que te pediría para reyes!!!

Precioso de principio a fin!

Y yo contigo Lara , ja ja ja, precioso , este hombre vale su peso en oro:3:

Lo he encontrado de casualidad, y me has dejado con la boca abierta, creo que eres alucinante y no me dejas de sorprender, me ha gustado mucho la historia

AIS!! como haces para que la multitud te siga?? porfa dime!!!, por cierto sigues sin aserme caso…malo!!

Es que AIS es como el flautista de Hamelín…(diox! se me ha ocurrido un chiste de un gusto terrible.,…jojojojo)

En fin, AIS es un líder de secta nato, deberíais de saberlo :wink:

[quote=Celeno;103859]Es que AIS es como el flautista de Hamelín…(diox! se me ha ocurrido un chiste de un gusto terrible.,…jojojojo)

En fin, AIS es un líder de secta nato, deberíais de saberlo ;)[/quote]

Recuerdas el palique que nos solto en el post de MERENGAZOS de cementerios bla bla bla???, pues aun no nos ha dado explicaciones:confused:

Lógico Irene, es que vais los quintos de la clasificación :D:D:D:D:D

Eres una bruja, mala, perversa y vil, y cruel y todo todo todo:7::7::7: mala mala mala:tt2::tt2::tt2::tt2::hammer:, me refiero a lo que nos dijo del cementerio!! mala!!!:ticktick::ticktick::ticktick:

ya, ya…y yo también me refería a eso…ejem ejem