Es normal? que agobio

Hola a todos. Ayer por fin, tras reunir el dinerito que necesitaba, esterilizaron a mis gatitas. La operación al parecer fue bien, aunque bueno, dicen que se llevaron un susto con Medea porque le entró taquicardia y dejó de respirar, ay Dios mío cuando me lo contó… Pero finalmente todo bien, además le han hecho una cicatriz muy pequeñita, con la operación y con el trato del vete estoy muy contento. ¿Dónde está el problema?
Pues bien, las dos tienen collar isabelino porque son muy lamedoras. Minervita se ha hecho dos veces pis encima, y la he limpiado con cuidado aunque no como se debe pero me dijo el vete que mejor así, que todo el estrés que le pueda ahorrar mejor. Medea en cambio va al arenero y bien. La cuestión es que las tengo que separar porque se bufan constantemente, se gruñen, ni se acercan, como si quisieran pelearse. Medea sobretodo amenaza a Minerva con gruñidos y bufidos, y Minerva se pone a temblar muchísimo y a bufar también. Y no puedo verlas así, encima de que están tristoncillas, paraditas… verlas así entre ellas… Con lo bien que se llevan. ¿Por qué hacen esto? ¿Es normal? Yo no hago más que ir de una habitación a otra a mimarlas por turnos. Pero no sé a qué viene esa actitud por mucho estrés que tengan… Además les quité el collar para que comieran y también se bufan sin collar, yo pensé que igual era por el aspecto con el collar, pero por lo que se vé no. Es como si se sintieran amenazadas. En fin, ese es mi problema a ver si alguien con varios gatos ha pasado por esto y me tranquiliza un poco.
Gracias y perdón por la parrafada.

Es normal, casi todos los gatunos lo hacen. Debe de ser el olor a veterinario, jaja. No te preocupes, en un par de días se estarán rechupeteando otra vez.

si es el olor,cuando yo opere a mi gata me dijeron que la tuviera separda de los otros deos pq a lo mejor la querrian pegar,yo diej que no pero es verdad que como viene con ese olor que nosotros no apreciamos es como si no la reconocieran y como no se pueden lavar para quitarselo pues dura varios dias,todo volvera a su curso,se que es duro verlas asi,doloridas,rapaditas,con el collar,pero para rapido y ya luego todo normal…

A ver si es verdad. Es curioso ver cómo les afecta a cada una. Medea que es menos sociable porque tiende siempre a asustarse por todo está de un cariñoso impresionante, como cuando tenía celo: se pega a mí, ronronea por nada, se frota conmigo, hoy se ha hechado la siesta conmigo en el sofa superagusto. En cambio Minerva que es más echá palante, más sociable, más mimosa… ahí está en la cocina, en una mantita, y no se mueve para nada, nada de nada, le tengo que dar yo de comer y todo (por cierto aún no han bebido agua y van para dos días por el tema del ayuno operatorio). En fin, ¿no le habrán operado de un cambio de personalidad en lugar de una esterilización, no?? Pobrecilla, la verdad es que da una pena verlas así, a ver si pasa pronto porque yo estoy tan estresado como ellas…

Sí, con el cambio hormonal después de la esterilización, el olor del gato varía y los demás pueden dejar de reconocerle porque no huele como antes.

Cómo te entiendo Medea!!!
Yo hace un par de meses que pasé por lo que tu estás pasando ahora, la diferencia es que tú lo estás haciendo por partida doble!!!
Yo ya lloré cuando la de dejé en el vete y para que contarte cuando la recogí.
Se pasa muy mal, pero verás que son unos días. Yo no quise ponerle el collar isabelino, me parecía muy agobiante así que opté por cubrirle la herida con gasa una malla con la que le hice una especie de vestidito.
La vigilaba constantemente y le bajaba el vestido para que se lamiera por las mañanas, se agobiaba mucho con el olor.
En cuatro días ya estaba jugando y a la semana ella misma se había quitado un punto y yo misma le quité los otros dos ( trabajo en un hospital y lo he hecho antes).
No te preocupes que en unas semanas vuelven a ser las mismas.
voy a dejar una foto en mi perfil con el vestidito que le hice de malla para que te hagas una idea.

[QUOTE=roxane;243043]Cómo te entiendo Medea!!!
voy a dejar una foto en mi perfil con el vestidito que le hice de malla para que te hagas una idea.[/QUOTE]

[B]No encuentro la foto!, no sé si estoy buscando donde debo. En fin, que espero que sea como tú dices. La verdad es que a mí también se me rompió el corazón cuando me las ví después de la operación, dando tumbos, con los ojos llorosos, y para colmo cuando se ponen un poco mejor se repelen entre ellas… con lo bien que siempre se han llevado y ahora parecen desconocidas, vaya rollo y vaya lío!![/B]
[B]Voy a tener que hacer nuevamente las pautas de presentación… De todas maneras a ver si cuando termine lo de las curas y le quiten los puntos se relamen enteritas y vuelven a ser las de siempre. Porque sé que esto es lo mejor para ellas que si no…[/B]
[B]A lo mejor esto no viene al caso, pero fíjate que esta tarde viendo a las gatitas se me pasó por la cabeza los gatos a los que les quitan las uñas…, qué ganas de hacérselo pasar tan mal al gatito, en la operación, en la postoperación y luego un gato sin uñas!!, a lo mejor estoy más sensible ahora pero me pareció tan egoísta y tan cruel, me entró hasta pena. Hay gente pa tó! como se dice por el sur.[/B]
[B]Un saludo y gracias a todos por contestar[/B]

Hola medeaminerva, es muy importante que observes que ambas beben cada cierto tiempo y no se deshidratan. Hay gatos que cuando están enfermos se vuelven muy apáticos y es posible que dejen de beber. Dale agua con una jeringuilla si ves que no bebe por ella misma.
Es posible que se hayan vuelto agresivas la una con la otra porque se sienten débiles e indefensas. Los gatos no suelen mostrar signos de enfermedad hasta que ya están muy malitos (esto lo hacen como instinto de conservación, para sobrevivir en la naturaleza), es por esto que cuando se sienten incapaces pueden desarrollar obsesiones, fobias o volverse un poco agresivos. Tus gatas la han pagado la una con la otra, pero no te preocupes que cuando todo vuelva a la normalidad ellas también lo harán y volverán a llevarse entre sí tan bien como lo hacían antes.
Yo también las pasé canutas cuando castré a mi gato. En los machos la recuperación suele ser mucho más fácil y rápida, pero en mi caso mi gato estaba obsesionado por lamerse y se hacía daño. Con el collar isabelino era casi peor por aunque no llegaba para lamerse sí que se golpeaba con él y una vez tras otras se le abría la herida. Lo pasó muy mal el pobre animal, suerte que por eso no tendrá que volver a pasar…

Suerte con las niñas! :balloon: