Gatita regalada


#1

resulta que hoy em han regalado una gatita que no se que tiempo de vida tiene…esta muy pequeña…pero tiene los ojos abiertos…asi que tiene algo mas de 15 dias…me la han regalado porque su madre ha muerto…

mi pregunta es como alimentarla y que cuidados darle, para que nasca fuerte y sana…

por ahora me complica llevarla al veterinario ya que no tengo un peso U_U…asi que agradeseria mucho si ustedes me ayudan con sus consejos :slight_smile:

sin nada mas que agregar…espero que me ayuden…gracias de ante mano


#2

si es tan pequeña deberias darle leche especial para gatitos
en ningun caso leche de vaca
pero un veterinario te aconsejaria mucho mejor


#3

[B]La importancia de la temperatura[/B]

Los recién nacidos deben permanecer en todo momento en un ambiente cálido, sin corrientes de aire y sin cambios bruscos de temperatura.
Las incubadoras son ideales, pero pueden remplazarse por cestas o cajas de cartón con una base acolchada, absorbente y abrigada.
Pueden utilizarse para este objeto restos de colchas, chalecos o toallas y una bolsa de agua o guatero con agua tibia (bien envuelto y cerrado) para mantener una temperatura constante.
Sobre este aspecto debemos recordar cambiar el agua[B] tibia[/B] de la bolsa periodicamente.
Los recién nacidos, durante las primeras 4 primeras semanas de vida no regulan la temperatura. Suelen acurrucarse junto a la madre, lo que crea un microclima óptimo que los protege de los cambios ambientales y disminuye la perdida de calor. Los huérfanos no cuentan con esta ventaja, por lo tanto son mas sensibles al entorno y suceptibles de contraer enfermedades.
Sin la madre, el recién nacido puede experimentar hipotermia (baja de temperatura), que lleva a insuficiencia circulatoria y a la muerte.
Debe suministrarse calor artificial para mantener una temperatura constante. Si hace frio, es necesario contar con una estufa para calefaccionar la habitación donde se encuentren los pequeños, pero no la acerque mucho a los pequeños ni la ponga a máxima potencia porque podría causar acaloramiento, que provocaría deshidratación.
[B]
Necesidad de contacto[/B]

Las crías huérfanas a menudo satisfacen sus necesidades de contacto y cercanía con la madre, mamándose y lamiendose entre ellos.
Para prevenir lesiones en la piel, y si esta actitud es muy marcada, es aconsejable separarlos, aun cuando de este modo se disminuye la temperatura y humedad de su entorno y la estimulación social mutua.
Esa ultima necesidad puede suplirse manipulando en forma breve pero regular a los animalitos (acariciándolos suavemente).
Si el gatito no recibe estimulación social se tornará agresivo, tímido, huraño y no se desarrollara su sentido de exploración.
Debemos considerar que el contacto con sus hermanos puede compensar la ausencia de la madre. Por lo tanto, es preciso determinar si los beneficios de la separación justifican los posibles trastornos conductuales.
Los gatitos adquieren inmunidad pasiva a través del calostro (la primera leche de la gata) y a través de la leche materna. Si es posible, los recién nacidos deben recibir calostro o leche en las primeras 12 a 16 horas de vida.
En los huérfanos el peligro de infecciones aumenta, de modo que la higiene es fundamental.
No deben exponerse a animales adultos (perros u otros gatos) ni agruparse con otras crías.
Todos los utensilios utilizados en el aseo y alimentación de los gatitos deben mantenerse muy limpios, pero sin utilizar productos muy fuertes para la desinfección. Quienes cuidan a los pequeños deben lavarse bien las manos antes de manipularlos.
La micción y la defecación voluntaria solo se logran a partir de las 3 semanas. Hasta ese momento dependen de la madre quien activa el reflejo correspondiente. Los cuidadores deben estimular a los gatitos, después de alimentarlos, frotando con suavidad la región anal con un algodón o un paño humedecido.
Si esto no se realiza los gatitos no defecarán ni orinarán en forma autónoma, pudiendo enfermar gravemente.
Antes de tomar la decisión de separar a la madre de las crias, un Veterinario deberá determinar las causas del abandono y si es posible reintegrar a los gatitos junto a la gata. El abandono puede deberse a malformaciones de los gatitos, hipotermia (frio excesivo), mala alimentacion de la gata, stress, deshidratación, madres primerizas, etc.
Sólo el Veterinario esta capacitadado para determinar que acción hay que seguir en cada caso de abandono.

[B]La alimentación[/B]


Los huérfanos deben alimentarse por lo menos 4 veces al día, pero los recién nacidos muy pequeños o débiles podrían requerir alimentos cada 2 a 4 horas y los animalitos mas grandes, cada 4 a 6 horas.
Es importante mantener una rutina de alimentación estable y que los gatitos no pasen muchas horas sin comer. En condiciones normales, los cachorros y gatitos de 1 a 2 semanas de vida que reciben cuatro a cinco raciones diarias satisfacen mas del 90% de sus necesidades.
Los sustitutos de la leche de gata deben calentarse a 38°C y suministrarse con lentitud, mediante biberones pequeños o especiales para animales huérfanos (los venden en las Veterinarias y tiendas de mascotas).
Trate de darle tiempo a cada gatito para comer y no lo fuerce a tragar rápido. Al igual que con los bebés humanos, es conveniente acariciar su lomo suavemente para que expulsen el aire acumulado al comer.
Los alimentos fríos, la administración rápida, o la sobrealimentación podrían causar regurgitación, aspiración, distensión y diarrea. Si aparece cualquier signo adverso, es decir: los gatitos no comen, tienen diarrea constante, vomitan o adelgazan a pesar del alimento, es necesario consultar con el Veterinario.
Si se observa diarrea suave, hay que reducir el volumen de la ración o diluir el alimento con agua, luego se debe incrementar en forma gradual para cumplir con los requerimientos calóricos.
No sobrealimente a los gatitos, podrían enfermarse. Durante las dos primeras semanas de vida, los gatitos deben evaluarse a diario. Deben estar bien hidratados, dormir sin sobresaltos, y aumentar de peso en forma normal. Es importante registrar la vigilia (período en que están despiertos), la succión , el comportamiento general, la temperatura corporal, el peso y las deposiciones diariamente o más a menudo si se advierte debilidad o apatía o cualquier signo extraño y preocupante.