Hola a todos, necesito consejo!


#1

Hola a todos otra vez!! Hace 5 meses perdí a mi Nery y puse anuncios aquí, por desgracia nunca apareció, pero hace tres semanas me encontré una gatita siamesa escuálida y ronronera al lado del trabajo, y aunque ya tenía dos gatos en casa (uno propio y una acogida de una asociación), se me subió a los brazos y no pude dejarla allí, así que está conmigo. El problema es que, aunque seguí las pautas de presentación, la aislé en una habitación, etc… o no lo he hecho bien, o la gatita no puede soportar a otros gatos, porque les bufa, los míos reaccionan y al final, tengo la casa dividida en 2 cuando no estamos, o tengo que estar encima de ellos. La nueva les tiene tanto miedo, que se hace caca encima cuando se le acercan, y es tan cariñosa con nosotros, que no quiero que se vaya de mi casa. Hemos probado con Feliway, e intentamos jugar con los tres, para que se integre, pero no hemos conseguido nada. Me gustaría que me aconsejárais, si debo dejar que se enfrenten y establezcan su jerarquía o es mejor que intervenga y evite enfrentamientos para que no se asuste más…No sé qué es lo mejor para ellos, pero me pone muy nerviosa que puedan hacerse daño. La mía (acogida y también hembra) le ha llegado a arañar la nariz y hacerle sangre de un zarpazo. Los 3 están esterilizados, vacunados y demás. Muchas gracias por anticipado!


#2

No se por qué ocurre exactamente pero hay algunos gatos que no son aceptados por otros, imagino que será por el olor que desprendan, que tendrán algo que hace que los demás desconfíen.

No se si será tu caso pero hay veces que la mejor opción es intentar encontrar un nuevo hogar para el gato que no es aceptado, un hogar donde no tenga por qué compartir el espacio con ningún otro gato o perro y que por lo tanto pueda ser mucho más feliz. Eso no es una tarea fácil (y tampoco agradable) pero por lo menos es importante planteárselo.

Por otro lado, tienes que tener en cuenta que desconoces completamente cómo ha sido su vida anterior y que ha podido tener graves problemas con otros gatos y que por eso los tema tanto. Siempre hay que diferenciar las presentaciones normales de las presentaciones con gatos que han vivido algún tipo de shock.

Personalmente, si ha habido sangre no les dejaría que se arreglaran ellos solos y mucho menos si la pobre siente tanto miedo. Creo que en un caso así lo que haría sería ofrecerle un entorno seguro en el que no tuviera por qué relacionarse con el resto de gatos e intentar al cabo de un tiempo un acercamiento con el que menos mal se lleve. El acercamiento puede ser, por ejemplo, que se vean a través de una red o algo por el estilo y ya solo cuando las dos partes se acostumbren a la presencia del otro pues un contacto más directo.

No lo se pero a lo mejor si solo es uno con uno hay más probabilidades de que las cosas vayan bien.

Por cierto, supongo que el veterinario le habrá hecho toda una revisión completa (incluyendo análisis completos) para descartar que el “desprecio” que sienten por ella no sea por tener alguna enfermedad o problema físico ¿no? es que muchos gatos rechazan a los enfermos y siempre hay que asegurarse por si acaso. Pero lo dicho, si es por shock, tendréis que tener muchísima más paciencia porque puede ser un proceso largo, largo… no imposible pero si de muchos meses y de ir poquito a poco.


#3

No me atrevo a darte ningún consejo porque parece un caso muy complicado, si la gata llega al punto de hacerse caca de miedo y hay sangre de por medio. Además de todo lo que te ha dicho Cocados (sobre todo lo de la revisión no lo descartes), ¿y consultar un etólogo? Quizá pueda darte pautas más eficaces para que puedan relacionarse. Sé que Gallina lo pasó mal con sus presentaciones y le fue bien.


#4

Gracias por responderme; lo de la revisión fue lo primero que hice, bueno, al menos, lo importante, supongo: leucemia e inmuno; aparentemente no tenía signos de ninguna enfermedad, y de haberla tenido, los vetes me lo habrían dicho, porque son los que tratan a los míos y saben lo importantes que son para mí. Lo que sí hice fue esterilizarla, y me comentaron que tenía un poco de infección en el útero, pero al esterilizarla, se terminó el problema.
Lo curioso del caso es que es la nueva la que bufa y no tolera a los míos, que intentan acercarse, al menos el macho, más con curiosidad que con otras intenciones. La hembra es un caso aparte, parece que quiera establecer jerarquía y se refriega conmigo muchísimo más, hasta está más cariñosa, como si quisiera “asegurarse el puesto” o algo así…
Sí que he pensado lo feliz que podría estar en una casa ella sola, con humanos, pero me cuesta renunciar a un peluche como el que tuve una vez, y aunque pudiera hacerlo, es difícil encontrar una buena familia para un gato, así que lo intentaré todo antes de tomar esa decisión.
Lo que hago ahora es aislarla mientras no estamos, y estar con ella y con los otros todos juntos cuando llegamos a casa. Así está más tranquila, incluso puede dormir en el sofá con mi gato tumbado en el respaldo, pero cuando lo ve acercarse, le bufa y se acurruca contra mí. En fin, lo dicho, gracias por vuestros consejos, y ya os iré contando.


#5

Como dice miQueen, los míos tardaron mucho en aceptarse pero al final la cosa salió bien.

Por parte de Fang él hubiese jugado desde el primer día ya que él estaba acostumbrado a otros gatos pero Bitxo nunca había visto otro gato y le tenía miedo a Fang. Ellos por eso nunca llegaron a hacerse sangre y Bitxo tampoco llegó al extremo de hacerse caca ni mucho menos ni tampoco dio señales de estar estresado, supongo que el Feliway y el Zylkène también ayudaron. Más o menos Bitxo tardó unos 4 meses en perderle completamente el miedo, él incluso daba rodeos para no pasar por su lado y cuando Fang le mordía el lomo para jugar Bitxo empezaba a defenderse o si podía huía. Ahora cuando Fang le muerde el lomo o el cuello para jugar Bitxo no le hace ni caso jajajaja Tampoco es que sean grandes amigos, nunca los he visto dormir juntos, de vez en cuando se lamen y se pegan alguna carrera.

Lo que tú cuentas me parece muy exagerado, tampoco sé cuanto tiempo hace que pasa esto, igual necesitan más tiempo para adaptarse o igual la gatita nueva ha tenido una mala experiencia con gatos, también podrías contactar con un etólogo.


#6

mandarina cuando vivía mi Doyou, siendo ya mayor, mi hermano trajo a casa una gatita pequeña y negra que era un demonio y no paraba de moverse. Doyou era un gata ya adulta y muy, muy arisca y con mal carácter. El primer día se lo pasó escondida y cada vez que Nit se le acercaba le soltaba bufidos y gruñidos. Pasó días escondida debajo de la cama, un armario, en la habitación de mis padres con la puerta cerrada, mientras la otra corría como loca por toda la casa. Cuando por fin salió siguió igual, más tranquila pero sin dejar que la otra se le acercara para jugar u olerla. A menudo, de noche, las oíamos bufarse. Al principio nos asustábamos y salíamos corriendo a ver qué pasaba, luego vimos que no era para tanto ya que se limitaban a bufarse y gruñirse, bueno, en realidad, gruñía Doyou a Nit, aunque alguna mañana nos encontramos a la “intrusa” con un buen bocado en el lomo y pelo por el suelo.

El proceso de adaptación fue lento y pesado. Tardó meses en acostumbrarse a ella. De repente, una mañana, la ignoró. Nunca se hizo amiga suya, Doyou tenía un carácter muy especial, pero la otra la seguía a todas partes, siempre iba detrás, se sentaba a su lado y dormían siempre cerca. A veces se enfadaba la mayor con la peque si esta intentaba jugar y la veíamos lanzarse a por la Nit (Doyou pesaba 7 kilos y era un tanque con muy mala leche) y tirarla por el suelo. Pero aprendieron a convivir.

Lo que te quiero decir es que tengas un poco de paciencia. Si quieres que la gatita se quede traga saliva y aguanta un poco. Lo vas a pasar mal y vas a tener que dejarlas a su aire, controlando tú que la sangre no llegue al río. Pero si tienes paciencia y vigilas la situación quizá consigas que la acepten. En mi caso, lo que parecía imposible, de repente, un día sucedió. Así que te animo a que no tires la toalla todavía. Sigue echando toneladas de feli y deja que se junten los gatos, controlando tú la situación, pero procurando no intervenir. Intenta distraerlas con un juguete o lo que sea, dales comida, etc.

Leyéndote no me queda clara una cosa, ¿quién bufa a quién? Porque dices que la peque bufa a las otras pero que les tiene miedo. ¿Le atacan las otras o intentan agredir o simplemente bufa por miedo y las otras pasan?

La mía (acogida y también hembra) le ha llegado a arañar la nariz y hacerle sangre de un zarpazo.
Ya te lo he dicho, yo vi como mi gata Doyou le pegaba tal bocado a la otra en el lomo que se llevaba pelo en la boca y le dejaba un agujero en la espalda. Muy fuerte. Y mira cómo acabaron:


#7

¡Qué lindas, Doyou! A veces a lo único que podemos aspirar es a que se respeten, pero con eso, aunque no sea lo ideal, es suficiente para conseguir una buena convivencia


#8

Pues sí, estas eran inseparables, ni jugaban ni interaccionaban para nada, pero todo el día juntas. Donde iba la mayor, la peque detrás. Y mira que tardó en aceptarla, meses de sufrimiento y peleas nocturnas. Qué recuerdos, casi se me cae una lagrimilla al ver estas fotos otra vez.


#9

Es lógico, doyougato. ¡Se les echa tanto de menos cuando se van!


#10

Quizás lo que le pase sea como le ocurre a Puck y a Robert. Puck le cogió miedo a Robert, si Robert se le acercaba entonces Puck le bufaba y cuando Robert oía el bufido de Puck, aunque en un principio únicamente se acercara para jugar o sencillamente porque pasaba cerca, se mosqueaba y le marcaba. Así que el que tenía miedo era Puck pero el que bufaba e iniciaba la pelea era también él mismo aunque el que realmente “atacaba” después era Robert.


#11

Hola a todos. Gracias por compartir tu experiencia, Doyougato, aunque tu caso sea pelín distinto; yo tengo trabajo a tres bandas, je, je. A ver si me explico con el tema de las “agresiones”: la que bufa siempre es la nueva, e incluso la he visto lanzarle la zarpa a Taron (el macho), que es un bonachón y se ha limitado a apartarse y pasar de ella. El problema gordo lo tiene con Desy (la hembra), que nunca pía, pero cuando le bufan, la persigue y le lanza la zarpa, y si no la alcanza, se espera al momento oportuno para devolvérsela (el zarpazo con sangre en la nariz vino de esa situación: la nueva dormía y Desy se le acercó muy despacio, se puso a dos patas en el sofá mirándola, y cuando creímos que iba a olerla o algo así…ZAS!). Esta mañana, la nueva le bufó, Desy la persiguió, yo salí detrás para evitar que se enfrentaran, y cuando Desy ya se retiraba, la nueva la persiguió y le lanzó un zarpazo. Lo único que me calma es que a muerdos no han llegado, y les corté las uñas a ambas en el vete para que no se hicieran mucho daño…al menos hasta que vuelvan a afilárselas, porque parecen garfios. Yo creo que es una cuestión territorial, se ven como rivales y compiten por el espacio, la comida y hasta los mimos, y supongo que pasará mucho tiempo hasta que entiendan que tenemos de todo para los tres.
Aún así creo que vamos avanzando, hemos conseguido que ayer estuvieran los tres en la azotea y jugaran con nosotros con un ratón atado a una cuerda…eso sí…por separado y cada uno a su estilo: Desy al vuelo, Taron al escondite y Ghevenn (la nueva), a la carrera…


#12

a mi los consejos que me dieron es que todos los días nos encerráramos en una habitación con todos los gatos y pasáramos un rato jugando con ellos para que se acostumbraran a convivir con normalidad, al fin y al cabo lo mismo que cuentas de la azotea. Es paciencia y tiempo porque no están tan mal las cosas, ten en cuenta que si ellos quisieran hacerse daño de verdad… no tendrías tiempo ni de reaccionar y la sangre (literal) llegaría al río.


#13

A mí eso del cordón con un ratón atado a cada extremo siempre me ha dado muy buenos resultados. Un cordón realmente largo, de las zapatillas de baloncesto de mi marido. Y lo de estar con ellos en un sitio, también. Darles de comer su latita cerca pero no pegados, atraerles con chuches y darles a cada uno con una mano cerquita uno de otro…


#14

mandarina el juego relaja y crea lazos entres los semejantes, gatos, perros, humanos, etc. Un gran paso!


#15

Eso pienso yo, pero no juegan juntos, digamos que yo voy incitándoles uno por uno y ellos, a veces responden, y a veces se quedan mirando muy quietos. También he conseguido coger a la nueva y acariciar a la otra con la otra mano, sin que se bufen, y la verdad es que estaba contenta, hasta que anoche mi marido me ha dicho que Desy se puso a perseguir a Gheven, ésta se subió al lavabo, y cuando Desy la acorraló se puso a gritar como una loca, y se volvió a hacer caca encima. Y luego, como en represalia, la tomó con la pierna de mi marido, que estaba sentado tranquilamente frente al ordenador. Me da la impresión de que cuando voy avanzando un poquito, pasa algo y retrocedemos el doble. Habrá que echar más tiempo y más paciencia.


#16

Sí, habrá momentos de retroceso pero es lo que dices, tiempo y paciencia.


#17

Esa sensación la tengo con Queen a veces, pero la verdad es que aunque despacio, hemos conseguido muchísimo… Mucha paciencia, Mandarina