Humanos sin humanidad

La de la foto era mi gatita Maya la guerrera, su historia fue caótica desde antes de su llegada al mundo, el dueño de su madre era un adicto a diferentes sustancia y le gustaba echarle el humo de sus cigarros especiales a la gata sin importar que estuviera embarazada, al final tuvo una camada pequeña y mi hermana trajo a casa dos de estos mininos que rescato, uno de color blanco que no tenia efectos adversos de la negligencia humana y una pequeña artigada gris que tenia espacios pelones y parecía rata, sin duda afectada, nadie la quería cuidar, al final yo la adopte y le puse el nombre de Maya. ella creció y se puso muy linda pero tenía secuelas curiosas, le encantaba que pusiera incienso y se quedaba junto a él meditando, también le gustaba cuando limpiaba el piso con cloro, se ponía al centro del piso aun húmedo y se deslizaba por todo el lugar feliz de la vida.

Maya fue mi compañera, mi mejor amiga, que me daba un amor único e incondicional, una mañana mi madre me despertó salí corriendo y me di cuenta de que la perra de la familia “cuca” estaba tirada en el piso convulsionando, de inmediato la tome y la lleve al veterinario pero murió en la mesa de operaciones, por más que lo intentaron ya se había ido. Se quedo a hacerle la autopsia y yo asustada por que creí que alguien le había echado algo puse a mi otro perro en el patio, nunca imagine lo que pasaría. A la mañana siguiente se escucho un ruido, corrí y vi que maya se había caído del diván donde solía dormir cuando no lo hacia sobre mi. La vi tirada, asustada tome una toalla y la cargue para llevarla al veterinario, no lo podía creer, alcance a abrasarla y se había ido, al inicio no comprendía por que, ella nunca salia a la calle, me asome por la ventana de mi cuarto que da al patio y vi un pedazo de salchicha en el techo.

Resulta que unos ladrones querían entrar a la casa a robar y para que los perros no hicieran ruido los envenenaron, no contaron con que mi perro luky como todo caballero, dejaba que cuca comiera primero y ella como esposa ya de años no tenía miedo de parecer glotona frente a él y se comía todo. Como luky no comió quedo vivo en el patio y cuando ellos trataron de entrar lo escucharon ladrar, por lo que desde el patio del vecino aventaron mas salchicha envenenada, pero como hay un pequeño techo entre los dos pisos donde a maya le gustaba tomar el sol, el pedazo quedo ahí y no llego a donde estaba el perro, por lo cual luky evadió la muerte una segunda vez y los ladrones no tuvieron más que retirarse. Pero mi pequeña Maya no tuvo tanta suerte, ella no solía comer nada, pero si era curiosa, por lo cual seguramente olfateo y lambió aquella salchicha, ya que esta estaba intacta no tenia mordidas, pero una pequeña lambida fue suficiente.

La salchicha estaba cubierta con estirnina que en los años 60 se utilizaba mucho para matar ratas, en mi país, México tiene más de 20 años prohibido a la venta, pero claro el que busca encuentra.
Estas personas que matan sin piedad a los animales con tal de conseguir unos pesos fáciles, no tienen humanidad, no ven el daño que hacen, le quitaron su vida a mi pequeña guerrera, a mi mejor amiga a mi compañera y con ella se llevaron un pedazo de mi alma.

Yo soy fiel creyente del karma y creo que no hay peor crimen que el cometido en contra de aquellos que no se pueden defender, por lo cual serán castigados y tal cual ellos lo hicieron no habrá consideración alguna por ellos.

Maya muchas gracias por los años que compartiste a mi lado, yo nunca te olvidare y trabajare porque tu muerte no sea en vano, unámonos para que las leyes de maltrato y crueldad animal se cumplan en nuestros respectivos países y estos actos atroces no queden impunes.

Luky, realmente afortunado, y Maya una auténtica preciosidad

Lo siento mucho Leonor

gracias por sus comentarios, la verdad si le llore mucho a mi pequeña maya pero tuvo una vida plena, juguetona, cazadora de ratones, tuvo una camada de cuatro gatitos antes de ser esterilizada, fue buena mama, tenia a su amiga Reggy con la cual jugaba, se acicalaban y se peleaban. Ademas que toda mi familia la quería, aunque estuvo solo 5 años conmigo y a mi me hubiera gustado que fueran muchos mas, creo que la conexión que tuvimos fue única y agradezco que haya muerto en mis brazos y no sola. Creo que nunca tendré otro gato como ella, mi fiel amiga, compañera y confidente. se que ella fue feliz a lo largo de su vida y estoy muy contenta de haber sido parte de ella.
Solo tengo palabras de agradecimiento para ella, porque aunque se que las personas no entienden muchas veces este tipo de conexión con un animalito, para mi ella era como mi pequeña hija y no solo me hizo compañía si no que me dio mucho amor cuando mas sola me sentía y por eso le estoy muy agradecida y la extrañare infinitamente.

Gracias, la verdad me dolió mucho perderle y luky en verdad es suertudo, ya tiene 12 años con mi familia y espero sean muchos mas =)