Le he cogido miedo a los perros grandes (Historia larga)


#1

Buena gente, antes que nada presentarme, hacía tiempo que había estado por este foro, hace muchos, muchos años en realidad ya, me llamo Darío y tengo 24 años, casi 25, tengo una pequeña gata (de tamaño lo único, a día de hoy) de 8 años, tabby común, el típico de todas las casas de color negro.

Bueno, ahora a lo importante, advierto de que la historia es bastante larga, pero no sabría explicarme bien con menos palabras.

Durante casi toda mi vida me he relacionado con perros grandes, ya desde que era un adolescente en mi pueblo me iba a jugar con un perro pastór de un primo de mi padre que era una mezcla de mastín y creo que pastór alemán, era bastante grande pero muy jugueton, tranquilo y cariñoso, incluso a veces venía una mastín enorme a casa que utilizaban para cuidar el ganado de los lobos en el monte con la que me relacionaba bien, se dejaba tocar, me seguía, buscaba mimos (y todo esto con un enorme collar de clavos oxidados, daba pena verla así y un poco de miedo que sin querer te pudiera pinchar), esto puede sonar un poco exagerado pero es una aldea muy pequeña perdida en el monte, asi que este tipo de cosas por alli no son de extrañar (lejos de apoyarlo, por supuesto)

Conviví muchas veces con pit bulls de amigos y otro tipo de perros de los considerados PPP, sin llegar a tener ningún problema, muchas veces se tomaban incluso excesos de confianza y llegaban a ser muy pesados (y hasta a intentar montarme, eran dificiles de quitar de encima los jodios)

Es decir, en mi vida no he tenido nunca problemas ni miedo a los perros, daba igual como fueran, y siempre supe como mantenerme en su presencia, simplemente hacer caso del “no te muevas bruscamente, no les provoques”, dejar que olisqueen y se vayan, y esto sin preocuparme, siempre fui exceptico a que los perros pudieran realmente atacar a una persona sin una causa lógica, hasta ahora.

Hace un par de meses ya casi, al volver a casa, fui atacado por dos american stafforside terrier, pasaba por un pequeño atajo detrás de un bloque de edificios frente a una carretera, este atajo se encuentra en una especie de parque pequeño y al lado había un antiguo campo de fútbol, donde ahora juegan incluso los niños, y al lado justo de este campo, un bar en el que muchas familias van y dejan a sus niños jugar por los alrededores y el camino que os cuento, niños muy pequeños pero a los que en un principio, y confiando en el civismo de otras personas, no debería pasarles nada, sin carreteras cerca ni mucha gente pasando por ahi a quien pudieran molestar.

Ahora temo por esos niños y la gente que pasa por ahí, y yo ya no me atrevo después de aquel día.

Al volver a casa, como os decía, vi a un chico y una chica sentados en este bloque de edificios que os comentaba, el camino pasaba al lado y era mi única via para pasar, tenían a los dos american junto a ellos, sentados, derrepente uno se levantó y vino hacia mi, sin ladrar, pero sin hacer tampoco movimientos tipicos de un perro contento, simplemente pensé que sería curiosidad.

Yo seguí caminando durante unos 5 segundos cuando el perro estaba caminando a mi lado, haciendo caso totalmente omiso de lo que decían sus dueños, y por supuesto, sin bozal ni correa, muy seguro todo:

En ese momento, al adelantarle un poco apurando el paso porque no me estaba gustando su forma de actuar y simplemente quería salirme de lo que quiza fuese su territorio lo antes posible (aunque nunca había visto a esos perros por ahi) me mordió en la parte de atras de la pierna, con suerte solo alcanzo el pantalón y me pellizcó un poco con los dientes, yo me di media vuelta rapido y encaré al perro, en ese mismo momento el otro perro sale corriendo y se une al primero, intentando rodearme, me subía la adrenalina pero tampoco notaba un miedo muy acogedor y pude anticiparme cuando el primero (el mas valiente) se lanzo sobre mi, en ese mismo momento, levante el brazo derecho (error mio por lo que se ahora, puesto que es mi brazo habil) y me mordió, por suerte al llegar justo su boca a cerrar, tiré de el brazo (todo esto por supuesto con una chaqueta de invierno bastante dura y una sudadera gorda debajo) y fue como que se hubiese resbalado, igualmente notaba algo de dolor en la muñeca.

Los dueños fueron horribles, HORRIBLES.

Yo empecé a gritar, los perros seguian lanzandose, timidos pero lanzandose contra mi y yo sin saber como, esquivandolos, creo que se lanzaron unas 4 o 5 veces, uno por delante y otro por detrás, la dueña (que luego supe que era dueña, y el otro tipo solo era su novio pero no propietario tambien) entró en shock, solo sabía gritar pero paralizada, los perros la ignoraban totalmente, derrepente, despues de no sé, un minuto o menos que me duraron como 10, al tio le dió por levantarse y venir CAMINANDO a coger a los perros, con mucha tranquilidad y sobretodo irresponsabilidad (y aún mucho mayor por parte de la propia dueña de verdad)

En ese momento estaba lleno de adrenalina y casi no supe articular palabras, por suerte la chica había ido conmigo a clase en el instituto y la conocia, me fui de alli diciendo que estaban locos, tocandome la pierna y esperando lo peor (por suerte solo fueron un par de rasguños sin importancia, ni siquiera eso casi, casi todo el daño se lo llevaron el pantalon y la chaqueta, la ultima magicamente esta intacta, y el pantalon simplemente se descosió por una de las costuras y tenia un agujero de diente en el bosillo trasero)

Llegué a casa, me examiné las heridas y no había mas que un poco de marca en mi muñeca y un moratón grande en la parte trasera de la pierna del primer mordisco, pero sin sangre siquiera, simplemente una muesquita, como si fuese un granito que te rascas, nada importante.

No obstante fui al medico igualmente a ponerme la antitetanica, alli me recomendaron denunciar.

No quise hacerlo porque simplemente tenía miedo de que fueran a matar a los animales cuando la culpa recae totalmente en los dueños por no atenerse a la regulación de PPP, esos perros deberían llevar cuanto menos bozal para estár sueltos asi.

Olvidé un poco el asunto, me había quitado el peso de encima de ponerme la antitetanica y ahora tenía una historia interesante que contar, eso era lo que me quedaba de este episodio.

Seguí haciendo vida normal hasta hace mas o menos un mes, yo frecuento normalmente un parque al que van muchos perros, los primeros días no me preocupé mucho, pero un día de noche (y aqui he de decir que yo tampoco estaba en el mejor lugar, pero igualmente la ley me ampara a sabiendas de que estos animales deben llevar bozal siempre en publico) se acercaron dos chicas con dos pitbulls considerables, los cuales venian jugando muy energicamente, persiguiendose como si fueran los dueños de todo aquello en ese instante (cosa que era verdad)

Y ahí me entró el miedo, derrepente me acorde de lo que me había pasado y mi cerebro dijo “puede volver a pasar, ahora ya sabes lo que es” mantuve la calma y seguí hablando con mi amigo, pero por mi cabeza solo pasaba un “están por aqui, están por aqui cerca”, en cuanto se fueron, jugando de la misma forma que habían venido (he de decir que en ningun momento nos prestaron atencion, iban a lo suyo y tenian pinta de estár bien educados, como creo que son la mayoria) yo noté uno de los mayores alivios de mi vida.

Poco despues volvió a pasar lo mismo, en el mismo sitio, yo ni había vuelto a pensar en ello, pero ahi estaban esos dos perros, ese día pasó exactamente lo mismo, perros a cosas de perros, personas a cosas de personas, pero yo me preocupaba cada vez mas.

Empecé a buscar videos de como leer el lenguaje corporal y que lenguaje corporal proyectar para evitar agresiones, empecé a interesarme mas por esto, pero motivado plenamente por el miedo, lo cual no es justo.

El otro día, en este mismo parque, llegué (ya había un amigo esperandome) y había unos 5 o 6 perros, labradores y del estilo, de tamaño grande, jugando entre ellos de forma muy muy energica, mucho mas que estos pitbulls que comentaba, y derrepente uno de ellos se puso en mi espalda y comenzó a ladrarme, ahi el miedo me puso, y me senté encima de la mesa con los pies sobre el banco de cara a el, es como que recordé como aquel american me atacó por la espalda, rapidamente la dueña vino diciendo que no hacía nada (que es muy probable que sea así) y que esa era su forma de saludar, pero vi ese comportamiento de manada en todos ellos, uno ladraba, el resto tambien, y se me acercaban mas.

Las dueñas vieron que tenía miedo, y de hecho les expliqué lo que me había sucedido, lo entendieron y me dijeron que no me preocupara, que se irían a otra parte del parque con ellos (y otro alivio…)

Pero lo peor vino cuando, despues de haber hablado con la dueña de los american que me atacaron, de oírla avergonzada y disculparse de toda forma posible, incluso ofreciendome dinero para comprarme unos pantalones o una chaqueta nueva, y añadiendo que “había tenido una señal” un día que unos guardias civiles la advirtieron de que o les ponía el bozal o le pondrían una multa que muy probablemente no podría pagar, al salir de casa y bajar llegando al camino donde ocurrió aquello (pero esta vez por la acera normal de la carretera) la veo sentada muy a lo lejos aún, en el mismo sitio, (habria unos treinta metros entre nosotros o cuarenta) y a uno de los perros, el cual me vió e inmediatamente echó a correr hacia mi, yo me di media vuelta y me fui de lado vigilando mi espalda y lo perdi de vista entre unos arbustos, el perro no llegó a venir, pero ese día creo que supe que esos perros habían entendido que podían dominarme, y que si me vuelven a ver por ahi repetiran el ataque, y quiza esta vez lo hagan mejor.

Ese día fue el viernes pasado y fue lo que marcó que ahora tenga miedo incluso de salir de casa sin ir mirando para todas las esquinas y de hacerme buscar excusas para evitar salir.

Temo que me vuelva a suceder esto, aun sabiendo que es algo poco probable, pero simplemente por el hecho de que se supone que los perros huelen las feromonas que expulsas cuando sientes miedo y adrenalina y que les puede hacer saltar su instinto.

Mi vida está cambiando y no sé que hacer, pero me estoy desesperando, me he obsesionado con buscar videos de agresiones de estos animales y como evitarlas, he visto a Cesar Millan ya como unas 800 veces cuando hasta la fecha ni le he hecho caso, y en definitva, me he obsesionado y cada perro grande que veo me anima a cambiarme de acera o darme media vuelta.

¿Como puedo superar esto? es algo horrible…


#2

Hola Darío. A mí me pasó algo similar cando era pequeña. El boxer de una vecina me atacó cuando fui a saludarla; se me echó encima y caí al suelo pero por suerte otro vecino actuó rápidamente quitando al perro y pude salir corriendo. Tendría unos 6 años y después de eso no podía pasar cerca de un perro. Añadir a todo esto que mi tío tenía una doberman que cuando se ponía en dos patas le sobrepasaba en altura y a la cual también le cogí miedo pero gracias a ellos dos pude superar el miedo a los perros grandes. La solución en mi caso fue una terapia de choque; una tarde mi tío me obligó a jugar con la perra, a acariciarla y que dejara que se me durmiera encima y podrá sonar muy bruto pero funcionó y gracias a eso le perdí en miedo a los perros grandes hasta el punto de ser capaz de entrar a las perreras con mastines y acariciarlos sin temerles.

Ahora bien, tu caso es muy diferente. Como bien dices, la culpa es de la chica que, por lo que cuentas, no tiene ni la intención de educar a sus perros o ni siquiera ponerles una correa extensible. Por lo menos ella podría irse a un canil, los perros estarían sueltos en un espacio vallado y sin peligro de atacar a nadie.

Lo obvio también sería que cambiaras de ruta o evitaras pasar por ahí ya que ella se niega a controlar a sus perros pero eso no es la solución ideal. Yo creo que si vuelves a tener la oportunidad de hablar con ella deberías de comentarle que se fuera a un canil con los perros y si ves que se niega, (hablando mal y pronto) acojonarla. Es decir, ella tiene unos perros PPP que por ley deben de ir con bozal y ella ni siquiera los lleva con correa. Eso ya es multa o peor, si ataca a otra persona que no sea tan compasiva como tú esos perros podrían acabar muertos y creo que ella no querrá eso. Y si aún sigue sin cambiar deberías de denunciarla para que le den un buen tirón de orejas sin que a los perros les pase nada, hablar del tema con la policía y que comprendan que es un tema delicado.

En cuanto a lo de César Millán, yo te diría que no le hiciese mucho caso. Sus técnicas para adiestrar animales, sean o no efectivas, son más bien violentas y muchos adiestradores de perros no las ven con buenos ojos.

Ciertamente, es un tema difícil el que planteas y entiendo que conozcas a la chica y que por eso llegar a términos jurídicos sea ponerte en una situación delicada pero creo que será lo mejor para todos porque de esa forma no sacrificarán a los perros y más personas (niños especialmente) no resultarán heridos o algo peor. Un saludo y sinceramente espero que tu problema se solucione.