LUNA, gatita carey en adopción

Paseando por Internet encontramos el relato de una leyenda que cuenta que una vez, el Sol, harto de sus obligaciones como astro rey, le pidió a la Luna que le tapara un ratito.

El Sol, después de millones de años contemplando la faz de la tierra desde lo alto, decidió bajar y convertirse en el ser más perfecto de la creación: una gata negra.

La Luna, sola y aburrida, decidió volver a su lugar y el Sol no tuvo más remedio que regresar al Cielo a toda prisa; tan rápido huyó que en su carrera fue perdiendo miles de rayos que quedaron atrapados en el cuerpo de la gata negra.

Desde entonces, todos los gatos que nacieron de la gata negra tuvieron el manto negro roto por rayos amarillos, naranjas y rojos, y son los que conocemos como gatos carey.

Cuentan que los gatos carey son mágicos, que atraen la buena suerte porque como hijos del Sol, su naturaleza es divina.

Nosotros damos fe de que Luna Carey es divina, de que su pequeño cuerpo refleja todos los colores del sol, de que en sus ojos se pasea el sol del atardecer.

Luna Carey es un precioso regalo de la Naturaleza, un privilegio para quien la adopte. Una gata cariñosa, curiosa, dulce y confiada de apenas 8 meses.

Está en Sevilla, pero se envia a otras provincias.

Para adoptarla escribe a gatos@elrefugioescuela.com / adopciones@elrefugioescuela.com