Más juegos : continúa la historia

Pues eso chic@s, propongo el juego de continuar la historia. Que cada uno escriba el trocito que le apetezca (cortito, para que nadie se aburra) a ver dónde acabamos. Empiezo yo :

" Entonces cogió las llaves del coche, las de casa, y salió pitando asustada…"

“cuando llegó al coche, vió con desesperación, que una rueda estaba pinchada, y no sabía como cambiarla.”

Imaginaba que algo así ocurriria y corrió hacía el camino bordado por una intensa arboleda, tenía que hacer algo…

debia dirigirse a la unica casa habitada en aquel inospito paraje

Cuando llegó a la casa vió que sus únicos habitantes eran unos gatos, la casa parecía encantada…

Uno de los gatos, de color naranja, se le acercó con cautela y con un firme [I]miauu[/I] le ordenó que le siguiera.

El rubio la condujo a una estancia con techos altos y muy fria… ese espacio era mucho mas grande que la casa en si…

parecía un gran salón, decorado con pinturas, tapices y espejos, con suelo de mármol de distintos colores formando dibujos que atraían la mirada como en un hipnotizante baile; y en el centro, en el suelo, un pequeño joyero de oro y piedras preciosas…

…se acercó sigilosamente al joyero, algo resplandecía por encima de todo el oro que había en su interior…

Era un precioso medallón,lo cojió muy despacio y mientras lo observaba descubrió que se abría, en su interior la foto de una anciana despertó su curiosidad .Mientras tanto el gato naranja la miraba desde la puerta,parecía triste…

"¿Qué te pasa gatito? ¿era tú dueña?
Volvió a pasear la vista por la sala y reparó en una puerta doble de madera con figuras talladas en ella.

no pudo reprimir la curiosidad de aquella gran puerta y lentamente se acerco a ella. Puso su mano sobre el picaporte con la intencion de abrirla, pero en ese momento un ruido a su espalda la sobresalto

miauuuuuuu!! le chillo el gatito, ella intuyo que no queria que se abriera esa puerta…

Que pasaba en aquella casa? era todo tan extraño, el gato naranja parecía querer hablar,Primero con el medallón… esa mirada triste parecía querer decirle algo, y ahora ese maullido lastimero como si al abrir esa puerta fuera a ocurrir ago terrible …

Otra vez ese ruido!! no había sido el maullido del gato lo que le había sobresaltado hacía tan solo unos minutos,escuchó en silencio junto aquella puerta casi sin respirar

la curiosidad podia con ella, se armo de valor y volvio a intentar abrir la puerta.
algo la llamaba detras de aquella majestuosidad

Esta vez la puerta se abrió suavemente, casi sin tener que empujarla; del otro lado una luz cegadora lo llenó todo

Era la foto del gran “amo y sr. gato de la casa”. Quien misteriosamente había desaparecido cuando esos hombres lo buscaban

(Fe de erratas)

… el gato naranja se acercó despacio, bajando la cabeza para ocultar una sonrisa y frotó sus patas, hocico y orejas contra la pierna temblorosa de nuestra protagonista (¿sin nombre?) para confortarla de un modo tranquilizador…