Matanza de Focas


Este viernes se ha dado el pistoletazo de salida a la temporada anual de caza de focas en la isla canadiense de Terranova. El gobierno canadiense ha incrementado en 100.000 ejemplares la cuota legal de captura. Este año, la ley permite a los cazadores apresar 380.000 focas.

La decisión es tremendamente polémica y se cree que responde a criterios puramente políticos, en respuesta a la Unión Europea, que ha prohibido totalmente el comercio de productos derivados de este animal. La resolución entrará en vigor en agosto. Este es el último varapalo a una industria ya de por sí deprimida por el descenso en la demanda y la reducción de precios -hoy se pagan 14 dólares por unas pieles que, hace unos años, valían 100-.

Una vez cerrado el comercio europeo, Canadá está dirigiendo su mirada hacia China, y el gigante asiático parece estar respondiendo de forma positiva.