Me avergüenza reconocerlo

Desde aqui criticamos y pedimos medidas de protección hacia los animales, yo la primera.

Mis padres superan los 50. De siempre han vivido en el campo. Tienen animales, cerdos, pollos, gallinas… para el consumo propio. Se que hay vegetarianos aquí, pero no me averguenza eso. Yo tambien nací en el campo, y no seamos hipocritas en el sentido de que cuando compramos un pollo, la vida de ese pollo y quizás la muerte, ha sido bastante penosa.

Mis padres los crían en semilibertad, comiendo ecologicamente y les llega el momento de morir porque algo hay que comer. Para mi no es censurable, aunque tal vez os parezca una atrocidad.

Pero si me parecen censurables otras cosas que de ningún modo puedo hacerles cambiar. Ellos una vez a una gata que se apareció, le dieron de comer, pensando que cazaría ratones. Es decir, le dejaban pienso un patio, y ella cuando quería estaba por allí. Con el tiempo ya sabeis que los gatos no se van de un territorio que tienen “controlado”.

Cierto es que no hay agresiones digamos… de otros perros, ni de otros gatos. La pena es que no recibe cariño alguno, aunque lo pida. Y mucha mas pena que no está castrada, y con los gatos del vecino son camadas y más camadas. Por supuesto ni veterinario, ni castración. Es que no es que no quieran hacerlo, es que no entra ni en sus más remotas posibilidades.

Viven a unos 300 km de donde yo. No van a gastarse dinero en un buen pienso, no se cual le dan, pero el mas barato seguro. Y es imposible, imposible hacerles cambiar de opinión en algo que no entran tan siquiera a debatir. Es una gran perdida de tiempo. Las camadas 00000000000000000000siempre se “pierden”, si no es por unos, por otros, y si no por el tiempo, y si no por las malas condiciones.

Me gustaría de verdad que hubiera una ley que no permitiera eso, porque es la única forma de hacer cambiar a personas como mis padres. Os aseguro que son buenas personas, tienen sentimientos para muchas cosas, pero la vida … los ha hecho así.

Mis padres son esas personas irresponsables de las que decimos tantas cosas, y no puedo hacer nada. Ellos no han comprado ningún gato, ni querian gatos, pero apareció uno y le dieron de comer. En teoría serian responsables de ese gato, pero no les preocupa en absoluto.

Hoy han estado en casa, que si vaya con los dos gatos, que si que asco de pelos, te lo van a romper todo, tendras camadas y camadas (ni entienden que se pueda esterilizar a un gato), que vaya gasto tonto, que me voy a cansar de ellos, todo negativo. Y lo mas importante, que la comunicación en ese sentido, la información, no funciona, ni un gramo.

A veces no cabe entender que unas buenas personas, cariñosas con sus hijos, con la familia, preocupadas, que sufren por ti cuando te pasa algo, sean así, pero así son.

Lo unico que les haría cambiar, es una ley. Porque ellos la acatarían, pero claro, tendria que ser rígida.

Y bueno, con todo el dolor de mi corazon quería contaroslo. No se si hago bien o mal, pero es la realidad. :(:(:(:(:(:(:(:(:frowning:

plecto, a mí me ha pasado eso en varias ocasiones… mis tíos viven a 200 km de aquí y al principio era ‘hacer desaparecer’ una y otra vez camadas hasta que mi tía, con muuuuuuuucho tiempo las esterilizó e incluso las dejó recuperar en casa (aunque biene s cierto que alguna operación la pagó mi prima…) las gatas son 3 y dos no entran nunca en casa pero mi tío, el más reacio, ha acabado muriéndose por los huesitos de arisca (sobre todo, aunque le ha cmabiado el nombre…)

Tiempo al tiempo y paciencia… es lo ñúnico que te puedo decir… todos tenemos gente así a nuestro alrededor… si tú escucharas lo que me llegan a contar los niños de los que me encargo de sus familiares o de ellos con sus mascotas… te mueres.

Lo del vegetarianismo… yo no veo tanto el problema en consumir animales como el negocio y la sobreexplotación de ello, es decir, que si se consumiera lo justo, todo sería muy diferente… pero bueno, ya se sabe todo lo que se tira. Ni más ni menos en EUA un tercio de agua que se consume es para ese sector que mira cómo acaba… EN LA BASURA MUUUUCHAS VECES.

Muchos ánimos y no te sientas cargada, de verdad.

Gracias maya, porque a veces evito en lo posible pensar en el tema porque me agobia muchísimo, pero a la vez me apetecia contaroslo y hoy era un buen día.

Aunque estoy casi segura que a mis padres nunca les pasará eso, pero ojalá.

Yo voy poco, pero ni conozco a la gata, con eso te digo todo. La tienen medio o casi salvaje.

Un saludo

Bueno yo en cierta parte te entiendo porque mi padre tiene una manera de pensar parecida, yo lo unico que hago es que a mis dos enanos los llevo al veterinario a escondidas con mi madre de complice.:smiley: Bueno y con lo del tema del vegetarianismo es un tema bastante delicado la verdad. Yo lo soy y sinceramente no entiendo como se puede comer a un animal que siente y padece pero lo respeto porque cada uno tiene su forma de ver las cosas. Y por ultimo totalmente de acuerdo con que se deberian de endurecer y crear nuevas leyes a favor de los animales “no humanos”. :th_8:

plecto… lo primero es que parece que te sientes “culpable” de algún modo… y no lo eres… un abrazo para ti, preciosa.

Mi abuela, que aún vive, tenía una casa en el monte con unos 15 gatos. sólo les daba de comer (les arrojaba comida), y ni siquiera pienso. (las pocas sobras que había y leche con pan duro). Jamás se le ocurrió hacer nada bueno con ellos, sólo tenían una función: cazar ratones. Ninguna simpatía, o el más mínimo aprecio.

De niña, no paré hasta que convencí a mi padre para adoptar uno. Me costó, pero mi padre me trajo un cachorro de unos dos meses. Mi padre no era capaz de entender cómo podía empeñarme en tener un gato en casa, si en casa no había ratones.
mucho menos que le quisiera, cuidara y mimara, que le llevara al vete y que le diera de comer lo mejor que pudiera. El gato murió de sarna un año más tarde (pero al menos fue feliz durante un año…)
Luego tuve otra gata, esta vivió 13 años, y mi padre seguía sin entender los cuidados y los mimos y el amor que sentía por ella.

Han pasado más de 15 años de aquello, y es ahora cuando mi padre, con akira y con natacha, cada vez que me llama me pregunta por ellas, disfruta viendo el último juguete que les he comprado, me ha dejado dinero para el vete, las busca cuando viene de visita, etc, etc, etc.

Mi abuela sin embargo, se echa las manos a la cabeza sólo con pensar que les doy comida de gatos y que las llevo al veterinario (y eso que no sabe los precios). No le entra en la cabeza que se puedan tener gatos dentro de una casa, que se puedan acariciar y querer.

Si hay alguna forma de que tus padres cambien… es a través de ti, y de tus gatitas… de mucho mucho hablar, y de tiempo…

ojalá pueda ser… ojalá no sea demasiado tarde para cambiar…, muack!!

te entiendo perfectamente… en el campo la gente ve a los gatos como “animales de trabajo”, para cazar.
el tema de los perros la gente lo entiende mejor, pero aún no hay una cultura muy arraigada del gato como animal doméstico y de compañía, de alguna manera se siguen considerando en muchs ámbitos como animales salvajes… y teniendo en cuenta q el perro fue domesticado hace unos 100000 años más o menos, y el gato sólo hace 4000,en el antiguo Egipto, pues eso q llevamos de retraso…
ya sabéis porq lo mencionado más de una vez q mis padres odian los animales y q les pareció fatal, casi una locura q adoptase a Simba… de hecho, aún no saben q tengo a Baco, y no van a saber en unos meses de momento…
hoy mismo mi padre me ha dicho, supuestamente en broma, q con el dinero q me gasto al mes en el gato, podría disecarlo y así me durará toda la vida sin gastar nada en él… menuda broma…
y es lo q tú dices, no es cuestión de ser mala persona, porq mi padre lo es, sino incultura e ignorancia en este tema (mi padre no es ningún igonorante en teoría; es catedrático de universidad)
de hecho, cuando mi padre me contó q de pequeño mataba gatos a pedradas en la calle, se me puso la carne de gallina, y cuando un tío mío al q tengo mucho cariño me contó q había ahogado a la camada de su perra, no pude volver a mirarlo igual…
es triste, y creo q tienes razón, si hubiera leyes serias, no tendríamos q ver las cosas q vemos…

Me siento aliviada despues de saber que me comprendeis, la verdad es que pensaba que me ibais a decir que yo era mala persona por permitirlo, pero lo cierto es que nada o casi nada puedo hacer.

Lo unico que podría hacer, es avisar a alguna protectora y que la recogieran. Pero la primera ciudad está una hora de coche, no se si alguien se haría ese camino para lo más seguro no poder cogerla.

En fin, cuanto hay que cambiar, sobre todo en paises como el nuestro… y otros peores.

Hace un año les comenté mis ideas de tener un animal en casa y me dijeron todas esas cosas negativas, que al final, no me decidí aunque seguía pensandolo.

Qué ganas de parecernos en eso a los nórdicos!

hombre, aunque sea pan para hoy y hambre para mañana, siempre podrías esterilizar a la gata por tu cuenta, pero por lo cuentas lo veo muy difícil si no vas a poder estar allí para cuidarla en el postoperatorio…
así q cuida de tus peques y piensa en q también habéis ayudado a baco, q es mucho más de lo q hace la mayoría de la gente…
besos!!!

Hola Plecto.

Te comprendo tanto, y mi caso fue aún peor…

He tenido perros en casa desde pequeña, y no sé vivir sin animalitos; mi padre les gritaba mucho y recuerdo, incluso, que a alguno le ha dado una paliza…
Yo cogí una perrita de la calle, muy mayor ya, y la puse con un perro que teníamos, se hicieron amigos enseguida. Pero yo tenía menos de diez años, así que de esterilización ni hablamos… La perrita venía preñada y todos los cachorritos murieron (no quiero explicar por qué, de verdad que no quiero recordarlo), luego tuvo otra camada del perro que ya teníamos. De esos salieron adelante sólo 2 y pude colocarlos en buenas casas.

Cuando crecí, por supuesto, me metía enmedio cuando veía venir alguna paliza. Y la relación con mi padre cada vez era peor, porque yo me quedaba entre él y el perro y los perros, conel tiempo, fueron cogiéndole rencor; la mayoría le han mordido ya.

Un año antes de venir a vivir a España, mi hermana y yo adoptamos una perrita mufea, pero encantadora. Así que ahora teníamos 3 perros en casa. A Paula (así se llama) la quisieron un poco más y la cuidan como se debe.

Hace unos meses mi madre me dijo que Oliver (el perro que era más mayor) había amanecido muerto. A los pocos días me dijo que Lola (la perrita recogida) se había ido de casa…

No quise preguntar más.

A todo esto, Oliver era un perro comprado, muy pero que muy requeteguapo que le dieron a mi otra hermana por navidad. Ella se olvidó de él, por supuesto.

A todo este rollo, eso fué lo que me formó la conciencia de respeto a los animales no humanos, es por eso que cuido y cuidaré a todos los que pueda y como mejor pueda hacerlo.

Mi familia no es mala gente, como la de ustedes. Pero están muy mal informados. Cuando les hablo del gato sólo dicen “guácala!” (que significa “Qué asco!”), menos mi madre porque ha vivido con nosotros y la adora. Ahora vivo aquí, pero se me viene el viaje a México y sé que voy a teer discusiones con unos cuántos…

:(:(:frowning:

Plecto la distancia generacional entre los padres y los hijos a veces juega realmente malas pasadas, mi padres… madre mia si sólo se circunscribiera al tema de los animales tantas y tantas cosas que vemos de manera diferente…
En ocasiones me he sentido no sólo culpable sino responsable de ellos ante sus actitudes y pensamientos a voz alzada ante otros, tanto en el tema de animas, que piensan como los tuyos como en tantos otros de indole social…
He llegado a la conclusión que aunque soy consciente que transijo con ellos más que con cualquier otra persona que se cruze en mi camino (para eso son mis padre y es algo ineludible) no es menos cierto que hay ciertos limites que ya no puedo por mi propia salud seguir dejando pasar…
Valga como ejemplo que sigo intentando (aunque sea sin exito) aumentar la familia con un bipedo (un montruito con pañales y lloron) y lo unico que me han preguntado o dicho cuando les dije que habia adoptado a Tara fue… estas loca intentando tener hijos (nada nuevo ya lo se) y ante ello… no se buena cara, intentar que salgan de la ignorancia… y poco mas… reivindicar mi vida como mia y poco más, no puedo seguir intentando explicar lo que me parece coherente a quien no quiere escuchar…
Que te quiero decir con todo esto…en este caso en concreto … guapa de veras … haz lo que el corazon te pida, de verdad, desde dentro… sólo hay una persona en primer termino quien no merece ser defraudada, tú misma…

Un abrazo fuerte…
Pd: Todo lo dicho anteriormente es sólo mi opinion personal…

Plecto,me siento muy identificada con lo que dices,en casa de mis padres siempre han habido animales y en casa de mi hermana,imaginate los que tienen que a mi nieta le digo que vamos a la granja-escuela,cuando vamos a pasar el dia a su casa.Viven en una casa en el campo donde acogen a todos los animales que se acercan a buscar comida.Yo siempre he sido la rarita de la familia,una familia “amante de los animales” que cada vez que sus gatas tenian crias,querian que me llevara algún gatito para que jugaran mis hijos y como yo me negaba,era porque a mí no me gustaban los gatos,según ellos.Tardé muchos años en tener un gato en casa,pues por circunstancias,no podia tener la responsabilidad de cuidar de él.Primero porque necesitaba a una persona para cuidar de mis hijos,ya que yo tenia un trabajo sin un horario fijo y muchas horas fuera de casa y me parecia injusto que ,además de los niños,tuviera que cuidar de un gato y después,cuando adoptamos a mi hija,fué un peregrinar por hospitales,no pasaba un mes sin estar ingresada,varias operaciones y tratamientos interminables.Te cuento esto para que veas que no era porque no me gustaban los gatos,como decia mi familia,era porque yo creia que no podia hacerme cargo de nadie mas.Cuando la enfermedad de mi hija,estaba mas o menos controlada,apareció Sombra en mi vida,una gatita enferma con muy pocas posibilidades de sobrevivir y entonces si que podia hacerme cargo de ella y animada por mis hijos,la adoptamos.Entonces el comentario de mi madre y mi hermana fué de lo más desacertado " Que ganas tienes de complicarte la vida,primero con la niña y ahora con un gato enfermo que lo que estás haciendo es hacerlo sufrir,llevalo al veterinario y que lo mate que si quieres un gato mis gatas estan a punto de parir y puedes elegir el que quieras".Me dolió tanto lo que me dijeron que solo acerté a contestarles que menos mal que cuando mi hija estaba tan enferma no vinieron a verla al hospital,porque seguro que me hubieran dicho lo mismo.Cada vez que les hablo de esterilización,su respuesta es que no se pueden permitir ese gasto y no hay forma de convencerlas.Hace mucho tiempo que no voy a su casa porque me pongo enferma con sus comentarios.Te puedes imaginar su reacción cuando supieron que habiamos adoptado a Pepe.Por lo menos he conseguido que mi madre me deje llevar a su gatita al vete para que la esterilicen,ya que tiene unos celos muy seguidos y no les deja dormir,aunque solo lo haga por eso y no porque crea que es mejor para la gatita,pero al menos sé que esta no volverá a parir.Espero conseguir que mi hermana se decida y me deje llevar a los suyos,pero lo tengo bastante dificil.

Plecto, ojala pudieramos hacer cambiar de pareser a mucha gente que no le importan los animales y nisiquiera estan en sus prioridades, pero somos nosotros los que devemos educar a la gente, a nuestros hijos o sobrinos con respecto a los animalitos para que el dia de mañana aya mas consiencia para con ellos y cambie esta fea situacion que nos agovia a todos los que si amamos a los que no se pueden defender por si solos, yo por mi parte sufro mucho cuando veo gente asi o cuando veo abuso hacia ellos, pero trato de pensar que van a cambiar las cosas algun . aunque le den de la comida mas varata por lo menos tiene que comer por que ahi muchos que nisiquiera pruevan bocado en dias y los probres peques recien nasidos mucha mala suerte e injustisia en su vida pero tratemos de cambiar esto con educacion a la gente bueno mi niña me alegra saber que seas tan sencible besos.

hoy, al abrir mi email, vi una respuesta al correo masivo q mandé por mi gatito ahijado Oliver, y me quedé horrorizada al ver q un supuesto amigo mío me mandaba una foto de un hombre arrancando la piel con los dientes a un pobre gatito, diciendo q Oliver está “para comérselo”…
no la pongo porq es horrible…
una con toda su buena voluntad intenta ayudar a los pocos gatitos q puede, y la gente se burla de forma tan burda y desagradable…
estoy enfadada con este “amigo”…

El caso de mi familia es muy parecido a los que contais. Somos de pueblo y siempre hemos tenido animales en el campo.
Mi padre ha sido agricultor y ganadero, y veía a los animales como un negocio. Los perros en el campo, los gatos también.

Cuando yo tenía 4 años le regalaron una perrita podenca a mi hermano, Chispa, era inseparable de mi padre, pero nunca dormía en casa, lo acompañaba y se volvía a un campo que tenemos dentro del mismo pueblo. Chispa vivió 13 años y todos lloramos cuando murió. Les teníamos cariño, mucho, pero no teníamos conciencia de que tenía que vivir con nosotros. Vamos, yo sí, pero era la peque de la casa y nadie me hacía caso…

Al poco de morir mi madre, un amigo me regaló a mi primer perro, Nery, él fue quien más me ayudó a salir del bache, era mi fiel compañero y aunque en principio nadie en casa lo quería, cuando lo atropello un coche, fue la segunda vez que vi llorar a mi padre (la primera cuando murió mi madre). Por cuestiones de mi trabajo, pasó los 3 últimos años con mi padre, le hablaba como si de una persona se tratara"Vamos Nery que llegamos tarde…", cuando se iban cada día al campo los dos montados en el tractor. Hasta llegó a decirme que el perro ya lo quería más a él que a mi y yo siempre le contestaba lo mismo, que siempre está el núnmero 1 antes que el 2 y para el perro yo seguia siendo el numero 1. De hecho, el fin de semana que iba a casa, acompañaba a mi padre al campo y con las mismas se venía a casa a estar conmigo…era muy especial ese perro…

Cuando murió, mi padre dijo que no quería más animales en casa, que se les coge cariño y se sufre mucho, pero como vive solo, él le hacía mucha compañía, así que mi hermano le regaló una perrita, también pequinesa que tenía en casa y a la que no hacía mucho caso. Y ahí está Keka, superfeliz con mi padre y cuando le digo que a mi me quiere más (porque siempre le llevo chuches) él me dice que el numero 1 para la perra es él…y es verdad, a mi me quiere con locura, pero no puede pasar sin mi padre. De hecho, cuando ha estado ingresado, Keka ha vivido con nosotros y estaba loca por salir a la calle, pensando en reencontrarse con mi padre y cuando mi padre ha vuelto a casa…era para verlos a los dos…locos de contentos, es más, en alguna ocasión en el hospital nos decía: “Si más ganas tengo de salir de aqui es por la Keka y los gatos” y sabía que estaban bien atendidos, pero ellos lo necesitan y lo mejor… MI PADRE NECESITA A KEKA A LOS GATOS.

Todo este rollo es para deciros que aunque algunas personas hayan visto a los animales como un negocio, mi padre siempre los ha atendido bien, ni mucho menos los ha maltratado, pero los veía como a un negocio, pero con el paso de los años se puede ir cambiando esa conciencia.

Ahora que está jubilado, el mejor momento del día son las 2 veces que va al campo a darles de comer a sus gatos, en cambio, todavía queda mucho camino para convencerle de que esterilice a las gatas, además, tiene bastante y sería un dineral, lo digo porque yo le he dicho que yo contribuyo…, pero él dice que si lo hiciera se quedaría sin gatos, porque los gatos “van y vienen”.

Eso sí, apenas que hay alguno malito, como el caso cuando apareció Rufo, se preocupa bastante y si ve que no está en su mano curarlo, se lo dice a la protectora de animales particular que tiene, osea yo. De hecho, ya me he traido 5 gatinas para curarlas de un costipado, 3 de las cuales aún siguen en casa.
Hoy me ha contado por teléfono, que la madre de las 3 gatitas que tengo en casa, se llevó a la que le quedaba y a otras dos de otra camada, a Cosita y a su hermana, 4 días por ahí “de vacaciones”, como dice él, se las ha llevado al echar de menos a las que tengo yo en casa y ha estado muy preocupado hasta que las ha devuelto.

En fin, este ladrillo para concluir que la conciencia de las personas puede cambiar y para eso estamos los que ya somos conscientes de que los animales, sienten, padecen, necesitan cariño y cuidados, tanto como nosotros o más.