Mushu ...te extraño

Mushito era un gatito lindo…amable como el mejor…dulce…de los que tienen mil maullidos distintos, uno para cada cosa que quiere decirte: uno fuerte para saludar, otro de protesta cuando me demoraba en llegar a casa, uno feliz y agudo para decir BUENOS DÍAS PAPIS…y unas miradas que matarían al más duro…así fue que me conquistó…

Era el gato de mi esposo…lo tenía desde bebé…en realidad, era de su hermano, pero el gato desde que llegó lo adoptó como su humano, y mi esposo se convirtió en su propiedad…llegó en el momento justo, cuando mi Emilio se sentía solo…yo lo conocí luego…estaba celoso de mí…sentía que yo acaparaba la atención de Emilio y más de una vez se erizó y me miró feo…

Nos casamos y Emilio tuvo que dejar al gato en casa de sus padres, donde vivía antes de casarnos…porque nos mudamos a un depa…y ambos trabajamos hasta tarde…además que yo soy alérgica al pelo del gato…al menos eso pensé…porque un buen día, mi suegro ya no quizo más al gatito en casa…decidí que el gato debía estar con nosotros…e hice tripas corazón y lo acepté en casa…

Parecía como si supiera que había sido yo la que lo llevaba a la casa…porque se puso re cariñoso…era mi sombra…mi compañía…me hizo “su humana” porque me frotaba la carita en las piernas, se echaba a mi lado…me contemplaba todo el tiempo…y yo jugaba con él…

Al inicio no acepté que durmiera con nosotros…pero esos ojos celestes me conquistaron…y terminó durmiendo en el cuarto con nosotros…ya no solamente escuchaba los ronquidos de mi esposito sino los ronroneos de mi gatito…echado junto a mí…bien pegado a mi pierna…

Cuando cocinaba le ponía un banquito cerca…y allí se sentaba…luego se aburría y bajaba a dormir al piso…

Jugaba con él…pero siempre me pareció un gatito raro, porque no era tan activo como otros gatos…

Lo cuidé, lo quise…y él se metió mi corazón al bolsillo…Mi esposo y yo estábamos felices de tenerlo en casa…

Hasta que un día ocurrió. Ya había pasado antes, pero pensamos que no volvería a pasar: comenzó a orinar sangre…el doctor nos había dicho la anterior vez que tal vez se debía a estrés…que le habían hecho análisis … pero no sabían a qué se debía que siempre se obstruyeran sus vías urinarias…

El jueves llegué y lo encontré agachadito…llorando, adolorido…no podía orinar…todo el día …su cajita estaba limpia…no había comido ni tomado agua…en todo el día…mi pobre bebé…lo llevamos a la veterinaria…y quedó internado…le desobstruyeron con una sonda…pero no podía orinar solito…

Pensamos que al día siguiente estaría bien, total, la vez anterior había sido igual, se quedó un día y luego fue a casa con nosotros…pero no. El viernes fui a verlo, ya a recoger a mi bebé…y el doctor me dijo que había estado peor…que fue necesario ponerle sonda…y se había estado obstruyendo todo el día…

Mi bebé me miró y cerró los ojitos…y me ronroneó débilmente…mi mamá me miró y me abrazó…mi gatito realmente estaba mal…

Mi esposo llegó a casa y andaba re deprimido…lo quería como a un hijo al gato…había sido su compañía por tres años…yo que lo tenía un mes viviendo conmigo estaba loca por el gatito, me imaginaba lo que sufría mi esposo…

El sábado volví temprano a la veterinaria, en la esperanza de recogerlo…pero fue imposible…me dijeron que habían estado desobstruyéndolo toda la noche…y que el gatito andaba anestesiado…adormecido para no sentir dolor…

lo ví…lo acaricié…y maulló un poquito…mi pobre hijito…

Mi esposo y yo fuimos en la tarde…el doctor fue sincero, nos dijo que el gatito andaba mal…que lo siguiente era operarlo…pero que eso no garantizaba nada…que sufriría de dolores…y que probablemente tendría infecciones urinarias…Dios…el dolor que sentimos!!!..fue como si alguien clavara un puñal en nuestro corazón…

Dejamos que estuviera todo el día…a ver si había mejoría…pero para la noche estaba igual de mal…y otro problema más…cristales en su pichita…sus riñones estaban hinchados…no quisimos dejarlo sufrir…el doctor nos dijo: es su decisión…

y nosotros, abrazados a Mushu, llorando y dándole mil besos y diciéndolo que lo queríamos, decidimos que su cuerpito no podría soportar tanto castigo…

El doctor durmió a nuestro bebé y luego le inyectó algo…nuestro Mushu murió con mi esposo y yo acompañándolo…diciéndole que lo queríamos y que siempre estaría en nuestro corazón…

Lo llevamos a casa de los padres de mi esposo, al jardín donde jugaba de bebé…al pie del arbolito que usaba para afilar sus uñas…y allí lo enterramos…colocamos un gato de cerámica sobre su tumba…un gato como él…un persa de cerámica mirando al cielo…y pusimos velas…

Es difícil entrar al departamento y no sentirlo…no escuchar sus maullidos diciendo: Hola…no sentirlo subir a la cama…a la hora de dormir…

Aún lo siento…lo siento en el departamento…caminando por allí…parado en la ventana…lo extraño tanto!!!..mi esposo está muy triste por su gatito…y yo simplemente lo extraño!!!..

Mi mushito lindo…donde quiera que estés te quiero bb…fuiste mi compañerito…me hiciste feliz…me llenaste de días bellos…

Estoy segura que desde algún lugar nos miras Mushito…te extrañamos mucho bb…cuídate…

mushu era un gatito preciosisimo y habeis tenido mucha suerte en poder vivir tantos recuerdos bonitos con el. el tambien ha tenido suerte de dar con una casa en la que se le quiera tanto. 1 beso a los 2

Siento mucho lo de vuestro gatito, qué mal lo habrá pasado y vosotros también. Ahora ya descansa de tanto dolor y a vosotros solo os queda recordarlo con el mismo cariño que él os demostró.

Solo las personas que hemos pasado por esto, nos hacemos una idea de lo mal que lo estais pasando. Mucho ánimo, hicisteis todo lo que pudisteis por él y allá donde esté, os lo estará agradeciendo eternamente.
Animos y un saludo.

Hola!!! Q pena lo de vuestro gatito siento mucho q lo hayais pasado tan mal…Solo pensar el tiempo q habeis disfrutado juntos…

Un beso