Necesito ayuda


#1

Hola, necesito vuestra ayuda.
Esta semana santa mi hermana se ha ido de vacaciones y me ha encargado ir a cuidar a su gata.
Es una gata pequeña que vive con mi hermana, cuñado y sobrina de 11 años, lleva con ellos aproximadamente un año y según tengo noticias nunca ha habido problemas, aunque aún no la han operado y a veces tiene celo pero no está en momento de celo.
Sólo me vio una vez siendo ella pequeña.
El caso es que ayer fui a la casa de mi hermana y al abrir la puerta como es lógico estuvo curioseando a ver quien venia, pero al rato comenzó a bufarme. Le puse la comida e intenté jugar con ella pero seguía haciendolo. Intenté no hacerla caso y estaba constantemente como agazapada, me quedé a dormir en casa de mi hermana, y cuando desperté para ir al baño vi que estaba alli, agazapada en la ducha y esta mañana seguia alli, agazapada, haciendo un ruido raro y bufandome. Cuando me fui de casa tb seguí allí. Imagino que al notar que la puerta se cerraba habrá salido.
Imagino que tiene miedo y los bufidos son su manera de defenderse pero no sé que hacer para ganarmela estos días, porque tampoco quiero que lo esté pasando mal. Ha sido una situación muy tensa, yo tb tenía miedo y supongo que lo debió notar. Debe ser difícil para ella, las personas con las que vive no están y viene una desconocida, no he tenido nunca gato, qué debo hacer?? Tengo que encargarme de ella hasta el martes.
Gracias por adelantado.


#2

No forzar la situación, permanecer a una distancia prudente, no mirarle a los ojos, hacer como que pasas de ella.

Movimientos suaves, hablale dulce, dile cositas, pero manteniendo las posiciones. Tu eres una extraña que invade su territorio, tiene miedo, es lógico.

Calma, siéntate en el suelo a leer, a ver la televisión, no la mires y no la busques, si ella lo considera adeduado, se te acercará por sí misma, si no es así, pues… es una gata :wink:


#3

Claro, Jonesy tiene razón, tú actúa como si estuvieras de visita en casa de la gata (en realidad, es así).
No hagas ruidos grandes, ni movimientos bruscos, canturrea bajito para que se familiarice con tu voz desde lejos, ponle comida y límpiale el arenero (que eso hará que tu olor toque sus cosas y por lo tanto te sienta más habitualmente y tenga una opinión positiva de ti como “aquella que viene a limpiarme la arena y a rellenarme el plato”) y sobre todo no la fuerces a estar a gusto, es un gato y es su casa, tiene derecho a estar mosqueada al ver desaparecer a toda su familia humana.

No te agobies, es un comportamiento normal, no quiere decir que la gata cuando tú te vas esté igual, luego se le pasa…es que también son bastante numereros y les gusta actuar como si fuesen malotes…dale tiempo y verás como tarde o temprano te sorprende acercándose ella sola.


#4

gracias por los consejos, mañana vuelvo alli, el domingo os contaré qué tal va… si, espero que en cuanto yo saliera de casa ella se tranquilizara.


#5

Estás de paso, estás en su territorio, no es una gata a la que te vayas a llevar a tu casa, es más, no hay ninguna necesidad ni obligación de una adaptación a ti. Sencillamente déjala en paz, cambia su arena, rellena su agua, su comida y pírate, que estés en su casa la está creando un nerviosismo innecesario, ella se cuida muy bien sola, no necesita tu presencia, recuerda que no es para que te quedes con ella, sino para que no le falte ni comida, ni agua, ni su arena esté sucia, por lo que no hay necesidad de adaptación.