No entiendo a Soda

Os lo juro, cada vez está mas formal (gracias a todos) pero igual que hay cosas que entiende a la primera hay otras que ni p’tras.
En la “pandi” hay una perrina mayor, artrítica y casi cieguina, sólo hizo falta decirle una vez “Soda no, despacio, es mayor y está malina”, desde entonces cuando Katy llega, Soda corre hacia ella le da dos besinos despacio y se va, luego vuelve de vez en cuando para ver donde está.
Lo de hoy fue por demás porque no es un perro ovejero, sino cazador, cuando llegó Bety, su amor del alma, se llevan un mes y Bety es como una sabandija pero no obedece nada de nada, se escorren, juegan, se muerden… bueno hoy por enésima vez Bety se escapaba detrás de… cualquiera, entonces digo “Soda, vete a buscar a Bety”. Soda sale disparada e hizo lo mismo que los ovejeros, fue cercando a Bety poniéndose delante hasta que llamó su atención y la trajo hasta nosotros, no me lo podía creer. (estoy muy orgullosa de mi cachorrina).
Ahora lo malo ella sabe que los tres soles son sagrados, pues nada, al único que respeta un poco es a Friki y porque le da unos capones que te mueres, a Chiwi no hay manera, él le tiene tanto miedo (y eso que cuando ella duerme él va a lamerla) que siempre sale corriendo y ella no lo soporta pues no puede cazarlo y encima se sube donde ella no llega, bueno y con Cleo que quereis que os cuente a cachos parecen Mingo y Colasa y a ratos que quereis tengo que cojer a Cleo en alto y guardar su cola.
Otra cosa que no hay manera es a jugar con una pelota, ni de coña si la tiras te mira y parece que dice “No contarás que haga lo de la gata y vaya a buscarla”.
Jo!! perdón la turra

Jajajajaja, tienes gatos y una perra, y la que va a buscar la pelota es la gata. Eso lo cuentas y no te creen XDD

Maty, a los míos les gustan las pelotas a todos, ya menos a Viera, que ya ha corrido bastante detrás de ellas, pero a lo que voy, Chispi es muy celoso y aunque esté relajadito y no le haga caso a las tropecientas mil pelotas que hay repartidas por la terraza y el resto de la casa, es ver a Tina o a Grissi jugar con ellas, que el muy…va y se las roba.

A veces, cuando tiene ganas de juegos en casa, te trae cualquier juguete, para que intentes quitárselo y él no soltarlo y si lo suelta se lo tiras y te lo trae de nuevo. Eso lo hace también con las visitas.
Chispi tiene 5 años, pero por suerte, todavía se comporta en cuanto a los juegos como un cachorro.