Nuevo Gato y depresión


#1

Buenas a todos, es la primera vez que escribo, pero os he leído mucho desde que adoptamos a Hans Topo hace ya 4 meses.

Os comento, Hans Topo tiene 5 meses, nos daba un poco de pena que el pobre pasara tanto tiempo solo, ya que estamos ahora los dos de trabajo hasta arriba, y decidimos, después de que nos lo recomendara todo el mundo adoptar a una gatita. Maggie tiene 2 meses, la cogimos el sábado pasado en una protectora.

La presentación, pues la hicimos mal seguro, al llegar con Maggie les separamos y al poco, con el transportín les pusimos frente a frente. Topo ni un mal gesto se acercó y se puso a olerla, así que abrimos el transportín y todo fue de lujo, enseguida jugando con Maggie aunque un poco bruto con ella, que ella se quejaba a veces. Les mantuvimos separados esa tarde y noche hasta el Domingo. El Domingo les volvimos a juntar y Topo ya jugaba más tranquilo con ella, ella no se quejaba, aunque ella quería estar más a su bola. A lo largo de ese día, viendo que se llevaban bien, les dejamos juntos, él iba detrás de ella todo el rato.

El problema empezó el Lunes, incluso la noche del Domingo, Topo suele dormir alrededor nuestro y no para de frotarse y ronronear, pero la noche del Domingo, cuando se acercó Maggie a la cama él se fue y no volvió. Desde entonces está apagado, triste y come y caga poco. Maggie es ahora la que se pasa el día detrás de topo y él parece que no termina de estar a gusto: a veces hace amago de jugar con ella y perseguirla pero dura poco, otras veces les vemos juntos en la misma habitación e incluso algún amago de darla un lametón, pero otras veces él se va de donde no esté ella. Cuando Topo come Maggie muchas veces va a su plato y él deja de comer y se va. Cuando ella va al arenero él va también y se pone alrededor e incluso se mete en el arenero (por cierto, se dedico a tapar una caca de ella).

Topo es un gato muy inquieto, siempre ha ido como loco detrás nuestro, metiéndose por todas partes, jugando con nosotros, corriendo por toda la casa y subiendo por su rascador. Ahora no corre ni hace nada con ganas, va andando a todos lados y si intentas jugar lo hace a desgana o se queja. Le encuentro muchas veces tumbado en alguno de los areneros o masajeando prendas nuestras o las mantas de gato que hay por casa.

Respecto a dormir, pues depende de la noche viene a nosotros y nos ronrronea como loco o no aparece por la habitación, anteayer se estuvo 6 horas con “la moto” encendida encima nuestro y esta noche por ejemplo ni se ha pasado por la habitación.

Obviamente hicimos mal la presentación, pero ahora no sabemos como actuar, que consejo nos dais?

Muchas gracias a todos


#2

La presentación, efectivamente, no es la adecuada pero no parece ser ese el problema porque el gato la ha aceptado bien desde el primer momento.
Creo que lo que tiene no es un problema de comportamiento, creo que puede tener algún problema médico y por tanto te aconsejo que vayáis al veterinario y le comentéis.
Si el gato no ha tenido ningún mal gesto hacia la pequeña ni nada por el estilo no creo que sea eso lo que le pasa. Buscad afecciones de salud primero, parásitos, algo del riñón… lo que sea.
Y si no tiene nada pues ya podrías buscar por el tema comportamental.

Te recomiendo que compres feliway en difusor y que lo pongas donde más tiempo pasen los gatos ^^


#3

En gatos tan pequeños, las presentaciones prácticamente son inexistentes, a eso no le deis más vueltas. Puede como dice Lady que se encuentre mal y casualmente haya coincidido con la llegada de la peque, una visita al vete no estaría de más sobre todo si el primer día estuvo normal con ella ya en casa. O puede que se sienta algo agobiado o tal vez la calor que está haciendo le hace estar menos activo. Mis gatos pueden pasarse 20 h al día dormidos ahora en verano. Lo de apartase para comer, lo hace mi gata pero su sillón que no se lo toquen. En todo caso, insisto, llévalo al vete quizás esté enfermo porque un gato no cambia así de un día para otro.


#4

A ver si me puedo acercar al veterinario y que le miren si tiene algo, porque vaya pena da el pobre gato.

Muchas gracias por vuestras respuestas


#5

Luego nos cuentas lo que ocurre!


#6

Pues Topo, que jamás ha tenido un mal gesto, le ha pegado varios bufidos a la veterinaria cuando ésta le tocaba un punto de la espalda. Después de radiografías para que no tiene nada importante, salvo cagar, que necesita hacerlo. Un anti inflamatorio y a ver si caga, pero no parece que se anime a ello.

De todas formas yo le veo a medio gas, a ver si va a al baño hoy y cambia algo, pero me da que no va por ahí…

Saludos


#7

por lo que cuentas de los primeros momentos, la ha aceptado bien. las presentaciones entre cachorros suelen ser cuestion de horas
eso no quita para que en ellos cause cierto estress, ya que no deja de ser un cambio en su rutina
ese cambio, ha podido provocar que se estriña (o le pase alguna otra cosa), y este incomodo porque se encuentra mal


#8

Coincido con Tekuro, para mi no es falla en la presentancion sino que ese cambio le genero un nivel de estres suficiente para manifestar alguna condicion fisica. En mi casa, cuando traje a la gata, a los pocos dias mi gato tuvo un episodio de fiebre, nunca supimos debido a que, con un par de inyecciones se recupero y el vet habia descartado problemas organicos e infeccion urinaria. Yo lo atribuyo a las presentaciones, y eso que funciono muy bien y se llevaron bien a los pocos dias.