Que duermas bien, mi pequeñín

A mi Currín.
Por las tardes lluviosas en las que me hacías compañía.
Por tu afición a perseguir caramelos.
Por jugar, saltar, correr, arañar y ronronear.
Por darme calor por las noches.
Por tener tantos mimos que llegabas a aburrir.
Porque querías ser como Casillas.
Por cuánto te gustaba que te cepilláramos.
Porque intentabas robarme comida del plato.
Por ese miedo que tenías al camión de la basura, al secador, al aspirador, a los butaneros, pizzeros y repartidores en general y a las gaviotas.

Gracias por haber sido mi gatito del alma.
Ya te estamos echando de menos.
Que duermas bien, mi pequeñín.

Adiós Curro

Lo siento mucho shira…

LO siento en el alma y lloro contigo su pérdida…

es preciosa tu dedicatoria, lo siento de veras…
Un abrazo.

Hace ya una semana que se fue… y aún no me hago a la idea.Le echo tanto de menos, que incluso escribiendo estas palabras se me caen las lágrimas. Fueron 13 años de vida en común, una buena vida que llegó a casa en un cajita de cartón con raquitismo, pulgas, lombrices etc,Fué un gato tan bueno y cariñoso, que no me acostumbro a estar sin él.Nunca