Relación gato-perro

Hola,

Tengo un problema entre mi gato y mi perro.

Desde hace 5 años tenemos un gato común que ha convivido ya con una perra, también es verdad que la perra era lo más manso y buenaza que te puedes imaginar y se llevaban muy bien. El caso es que hace 4 días adoptamos a un cruce labrador-dogo de 1 año y medio que es un poco nerviosos y que había sido abandonado, es muy bueno, un poco independiente pero también cariñosos y nada agresivo, ni siquiera ladra a otros perros. Sin embargo cuando vio al gato y al conejo que tenemos en una jaula se puso como loco. Parece que poco a poco le vamos educando y cuando lo ponemos en el garaje con el gato más o menos se comporta. El problema es el gato que se eriza mogollón y empieza a bufar nada más verle, de hecho esta noche se ha ido de casa y no sabemos dónde está aunque hemos cerrado el garaje para que se sienta protegido ahí dentro… ¿Qué podemos hacer?¿Cuál es la manera de que se toleren y que el perro no se ponga tan nervioso al verle y el gato no bufe, etc?¿Se puede solucionar el problema?Creo que por la aprte del perro si se trabaja pue3de no atacar al agto pero lo que n osé es com ohacerlo con el gato

Muchas gracias por vuestra ayuda porque la verdad es que la necesito urgentemente!!!

Vivimos en una casa con jardín y los animales están sueltos por el jardín.

Bienvenido.

Que el perro se ponga “como loco” cuando ve al gato y al conejo seguramente se deba a que de cachorro no se molestaron en socializarlo como es debido, pero todavía estás a tiempo puesto que es un cachorro grande.

Que el perro sea nervioso no es un problema sino una consecuencia. Los perros tipo dogo e incluso los labradores (pesará unos 30kg o más supongo) han de hacer bastante ejercicio a lo largo del día, que en completo superará la hora diaria. Recuerda hacerle practicar ejercicio aeróbico y anaeróbico combinado: juegos de tirar y traer además de un largo paseo (que será perfecto para socializarlo), una carrera detrás de la bici de vez en cuando o un chapuzón. Nada mejor que quemar energía para llegar a casa tranquilo y con ganas de aprender. Todo esto sumado a una buena dosis de obediencia y disciplina básica hará que tengas un perro ejemplar.

Respecto al gato, no tengo mucho que decirte. Es el gato el que deberá adaptarse al perro. Deja que se huelan por detrás de la puerta, pon una manta en su cama con el olor del perro, y cositas así para que se le haga familiar. ¿Está castrado? Debería estarlo (y los perros también).

Por lo del conejo, mételo en la jaula y deja que el perro lo huela cuando esté tranquilo y relajado (mejor después de hacer ejercicio). Si le gruñe no le riñas (y mucho menos por su nombre), simplemente dile “sht”, un golpecito firme en el cuello para desviar su atención, échalo al suelo o llévatelo de la habitación. Nunca retires al conejo antes que al perro e intenta que la experiencia de conocer al conejo sea agradable para él premiándolo con un buen masaje o una rica latita de pollo.

No te pongas nervioso, todo tiene arreglo :slight_smile: