Sorpresas te da la vida

Pues si, estas pelochas no dejan nunca de sorprenderme. Este puente vinieron unos amigos y se trajeron su gatita de seis meses, pues no querían dejarla sola. Yo estaba preocupada pues Calcetines es una celosa auténtica y suele bufarle y lanzarle la zarpita a todo animal que pisa esta casa. Pensamos en separarlas, pero mis amigos me dijeron que la gata suya era tranquila pero sabía defenderse y que no creían que hubiera problema, que nunca lo tuvieron y ya había estado con más gatos. Bueno, el primer día ni se miraron, la invitada se puso en la ventana de la terraza y no bajó para nada, Patucos se fue para el otro extremo de la casa, en su habitual actitud pasota y ni la miró y Calcetines no paraba de bufar y maullarle. Al día siguiente Calcetines y ella ya eran amigas, se bufaban, se perseguían, pero no se arañaban y como una faltara dos minutos ya iba la otra a buscarla. Vamos, que era un ni contigo ni sin ti muy gracioso. Patucos se limitaba a estar sobre nuestra cama y no participaba en los juegos. La sorpresa fue cuando salimos durante todo el día y al volver la pobrecita invitada estaba metida en un armario asustada. Todos pensamos en Calcetines, pero por otro lado fue ella la que nos enseñó donde estaba escondida y nada más sacarla volvieron a sus juegos. Así pasó varias veces, todo iba bien con nosotros en casa pero al salir, cuando regresabamos encontrabamos a la bebita en el armario. Hoy resolvimos el misterio. La chica que me ayuda en casa me dijo que nada más salir nosotros por la puerta, Patucos se levantaba, perseguía a la invitada hasta dentro del armario y le daba un par de zarpazos por el camino si la pillaba (nada serio pues no le vimos arañazos ni nada por el estilo), volvía a su cama y se limitaba a vigilar que no volviera a salir. Cuando llegabamos a casa, volvía a mostrarse indiferente y jamás sospechamos de ella. Ya estamos pensando en cambiarle el nombre por Mafia, menuda ella, y que forma de disimular!!! Menos mal que la bebita no parecía muy traumatizada. Lo mejor fue cuando se iban, que Calcetines fue a despedirla al trasporting y fue la mar de tierno. Y nosotros preocupados por ella

pues sí, estos bichinos no dejan de sorprendernos!!! cómo son!!!

Jajajaja!! Qué buena tu historia!! Si es que estos bichines tienen su propia personalidad… Es increíble!!