Sustos conoce a la familia

Ains por favor, que fin de semana que llevamos. Nos hemos traido por fin a Sustos al piso y estabamos tan emocionados… el problema es que no fuimos los únicos en emocionarnos. Lo pusimos en la terraza, con cosas de las otras gatitas para que se fuera acostumbrando al olor y estabamos la mar de dispuestos a seguir todas las instrucciones que leimos en el foro para las presentaciones. Pero el hombre propone… y los gatos disponen.
No contamos con que la puerta, al ser de cristal, no sólo iba a facilitar que se vieran, sino también que se fungaran de un lado a otro. Así que el primer día fue un poema. Tres gatos fungandose entre ellos y también a nosotros que le oíamos al nuevo. El peque, en vez de amedrantarse e irse para otros lados de la terraza donde no se le viera, se pegaba al cristal y maullaba como un loco llamando a las gatas.
Segundo día, Sustos no aparece:eek:. Movemos las pocas cosas que hay en la terraza y finalmente lo vemos tras la lavadora… increible que llegara ahí! pero lo peor es que de repente se mete tras el mueble que tenemos por un microagujerito por el que jamás diría que cabía. Mi novio tuvo que romper todo el rodapies de marmol para sacarlo, porque el sólo no salía ni de coña. Cuando por fin lo cogimos lo que salío fue una pelusa enorme con un gato dentro. El corazoncito le iba a mil y se acurrucó en mi pecho y no quería bajar. Asi que me fui al sofá de la sala con él, porque no tuve valor de dejarlo allí y yo no podía quedarme (estoy ahora mismo cojita de un pie y tenía que ir al salón). Bueno, la experiencia no fue del todo mala, Calcetines lo ha medio aceptado, Patucos ni de coña, pero lo sabíamos. Ahora lo que hacemos es sacarlo todos los días un ratito porque llora mucho por mi. Asi que media horita por la mañana y media horita de noche está con nosotros, pero tenemos que tener cuidado porque Patucos a la que puede le suelta la zarpa. no le da con ganas, pero lo avisa. Y este se ha vuelto un chuleta… lo primero que hizo cuando lo dejamos en la cocina fue subirse al rascador de Patucos y mearselo todo para marcar, así de mal van las relaciones, claro :8:ç
Lo que me sorprendió mucho fue que Calcetines el primer día lo lamió, y lo miraba con una ternura… pero como el fungó, pues cogió la costumbre de ponerla la pata sobre la cabeza, como hacen los perros. No es sorprendente que lo lamiera el primer día?
bueno, perdonad el rollo, pero es que estoy tan emocionada con el nuevo que necesitaba contarlo y se que me entendeis :th_cathug:

si lo lamió es señal de que le cae bien. tiempo para que se adapten y listo.

Pues si, es evidente que Calcetines lo quiso desde el primer día y a Patucos se la ha ganado a base de jugar con ella y darle marchita jajajja. Patucos le fungaba y el, en vez de apoquinarse, le mordía la cola cuando ella dormía para que lo persiguiera y jugar y ahora son inseparables. Con la hermana nos está costando más, pero Calcetines fiel a su caracter la ha medio adoptado. Patucos le funga, pero creo que va a acabar algo frustrada porque esta tampoco se amilana, la mira y sigue su camino toda pancha jajajajaja.

si al principio cada uno demuestra su caracter pero dejalos unos diitas más… seran todos inseparables

de mis tres gatitas dos de ellas se pelean (bueno, la mayor le tiene comida la moral a la mediana) pero no siempre, y luego van y duermen juntas pero si le cara rara la mediana a la grande sale corriendo asustada… no hay quien las entienda… se quieren? se odian? se soportan? jo! parecen hermanos.:wub:

jajaja que bien :smiley: lo chistoso es que a mi me pasaba lo mismo con la Pelusa cuando llego y Gatuno la bufaba… xD que me necesitaba todo el tiempo al lado de ella, si es que saben que uno las cuida :smiley: