Toy manco


#1

Hola chavales:
Pues la noticia del día es que la noche es mala y peligrosa…(tal vez por eso me gusta tanto), y llena de gentuza que agrede sin venir a cuento, eso me pasó cuando intentaba salir de un bar de copas y me vi envuelto en una pelea n la puerta entre dos energúmenos. Energúmeno A sale corriendo, energúmeno B me cae encima junto con las dos mesas que arrastra en su caída y “crack”; hombro dislocado (o luxado, que es como se dice). Así que aquí estoy, al cuidado de i querida Noa (increíble cómo se dan cuenta de que estamos mal y que nos duele) que no deja de darme besitos en el hombro como si quisiera curarme…y paciencia, así que ahora que no pudo currar…me veréis por aquí más a menudo. Un abrazo!!


#2

bienvenido al club de los caseros, yo deje el trabajo y hasta finales de mes no empiezo a trabajar, asi q tambien estoy muy conectada por aqui… bueno manquito que te sea leve y a disfrutar de no hacer nada, que te cuiden;)


#3

Estimado Tango,

Conmocionado estoy ante tan desafortunado incidente.

A vuestra merced le muestro mi más sincero pesar, y espero de vos su pronta recuperación.

Vive Dios, que no entiendo como aún asi, no le habeis retado a un duelo al caballero, he dicho caballero?.. malandrin y canalla tabernulesco… como el tal Quevedo.

Y como ha dicho nuestro compañero con nombre de las indias occidentales “Roqui”,… le doy mi más dichosa bienvenida al club de mancos.

Sinderamente,


#4

[quote=AIS;6123]Estimado Tango,

Conmocionado estoy ante tan desafortunado incidente.

A vuestra merced le muestro mi más sincero pesar, y espero de vos su pronta recuperación.

Vive Dios, que no entiendo como aún asi, no le habeis retado a un duelo al caballero, he dicho caballero?.. malandrin y canalla tabernulesco… como el tal Quevedo.

Y como ha dicho nuestro compañero con nombre de las indias occidentales “Roqui”,… le doy mi más dichosa bienvenida al club de mancos.

Sinderamente,

[/quote]
Pues no sin pesadumbre , considero mi deber agradecer de veras tan afortunadas letras que, sin duda, harán más llevadera la carga que , sobre mis ahora maltrechos hombros, cayó tras tal fechoría. Que, siendo hombre de hígados, como vos, comprenderá vuestra merced que no quedará impune. Mas vive Dios que no será por filo de espada, que con la cruz de mi apellido tiene sobradamente probada su valía, sino por peso de lex como será vengada tal afrenta.
Queda agradecido su seguro servidor.