Trufa no le quiere y él está asustado

Hola de nuevo…¿Qué tal andais?
Algunos recordaréis mi historia…Soy la chica del gato con diarrea emocional…
La temporada que estuvo viviendo con nosotros en el trabajo estuvo muy agustito y, gracias a ello, se ha recuperado muy bien. Ya no ha vuelto a tener diarrea.
Al poco lo llevamos de nuevo a casa y a Trufa no le hizo gracia volverle a ver. Le bufaba y le gruñía. Él respetaba la situación y vivía feliz. Poco a poco Trufa se fue acostrumbrando a la compañía de Foie pero sin demasiados contactos, lo justito, vamos.
El caso es que, recientemente, nos hemos ido de vacaciones y Foie, por miedo a que volviese a sus cagaleras a causa de la soledad, ha pasado los días en casa de unos amigos nuestros donde casualmente vive su hermana Tata. Pobrecito ha vivido un amor de verano que no consigue olvidar… Nos contó la madre de nuestro amigo que eran inseparables, todo el día juntos jugando, tomando el sol, durmiendo…
Ahora ha vuelto a casa y lo notamos decaído. Nuestro tete es un gatito muy activo, extremadamente cariñoso y siempre está saltando a nuestros brazos, jugando, etc.
Trufa lo tiene intimidado, no le deja salir de un rincón de la cocina y, si lo hace, va rápidamente a otro rincón del pasillo. Le bufa y le gruñe como nunca lo habíamos visto. Estamos preocupados, se le ve muy decaído. Siempre ha sido un gato muy sociable (de ahí su necesidad imperiosa de compañía humana) y con el carácter y gestos casi de una persona. Parece que quiera hablarnos siempre, pero esta vez, parece que quiera llorar. Nos apena verle tan asustado y triste, pero no sabemos qué hacer. Y Trufa también nos preocupa porque, aunque nos parezca mal que le trate así, sospechamos que ella tampoco lo tiene que estar pasando muy bien…
¿QUÉ HACEMOS?:frowning:

has leido las pautas de presentacion? creo q no estaria mal llevarlas a cabo aunque ya se conozcan