Veterinarios denuncian la nula base científica del programa ‘malas pulgas’, de cuatro


#1

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA Bellaterra (Cerdanyola del Vallès),
18 de junio de 2010
VETERINARIOS DENUNCIAN LA NULA BASE CIENTÍFICA DEL PROGRAMA ‘MALAS
PULGAS’, DE CUATRO, Y LOS PELIGROS QUE COMPORTA
Los métodos usados en el programa pueden provocar malestar en los
animales y generar más agresividad

Expertos del Grupo de Etología Clínica (GrETCA) de la Asociación de
Veterinarios Españoles de Pequeños Animales (AVEPA) y de la Facultad
de Veterinaria de la UAB han denunciado que programas de televisión
como “El encantador de perros” o “Malas Pulgas”, del canal de
televisión Cuatro, divulgan técnicas carentes de base científica que
acarrean serios peligros tanto para los animales como para los
propietarios. Según los veterinarios, el nulo rigor de los
diagnósticos y tratamientos planteados en el programa provocan una
falta de bienestar en los animales debido a que inducen efectos
negativos (miedo, dolor, conflicto o frustración). Esto deriva en un
aumento del riesgo de mordeduras hacia los humanos que, además, puede
afectar especialmente a los menores.
Según defienden la asociación de etólogos -especialidad veterinaria
que estudia el comportamiento de los animales- más importante del país
(GrETCA) y la principal asociación de veterinarios de pequeños
animales española (AVEPA), los problemas de conducta de los animales
domésticos deben ser tratados como cualquier otra patología médica, es
decir, basando sus diagnósticos, tratamientos y técnicas de prevención
en el conocimiento científico. Todos los caminos que se distancien de
la metodología científica
deberían ser considerados como un acto de intrusismo profesional.

Ausencia de base científica
En la mayoría de los casos presentados en el programa, y sea cual sea
el problema principal, aunque no haya un problema de agresividad
inicialmente (como por ejemplo el caso de Kenzo y Rufo ambos emitidos
en el segundo programa de “Malas Pulgas”), se plantea como diagnóstico
"la falta de liderazgo de la familia hacia el perro". Esta visión
simplista de las relaciones de dominancia-sumisión hace mucho tiempo
que fue desestimada por la comunidad científica. Por otra parte, más
allá del problema de que no
exista un diagnóstico correcto, los tratamientos aplicados carecen de
apoyo científico.
Las incorrecciones mencionadas a lo largo de los capítulos son muchas
y transmiten una visión completamente falsa del comportamiento normal
canino (comportamiento social, lenguaje corporal, etc.). Por ejemplo,
en el caso de Lucky, un perro con fobias a pasar por las puertas,
César Capponi, conductor del programa, asegura que "la energía de otro
perro que convive con él -Bahía- influye totalmente en el cerebro de
Lucky porque el perro dominante tiene más energía que el 'seguidor' y
hace que éste siga al dominante". Esta afirmación carece de base
científica; el perro supuestamente "seguidor" está atado con una
cuerda al otro perro que es el que verdaderamente atraviesa la puerta,
mientras Lucky -
"seguidor"- se ve literalmente arrastrado por Bahía -"dominante"-.

Bienestar de los animales
Los animales no deberían experimentar miedo, dolor, frustración,
conflictos o cualquier otro estado emocional negativo, al menos de
forma crónica o muy intensa. Muchos de los animales tratados por
Capponi ven comprometido su estado de bienestar dado que
reiteradamente observamos situaciones de miedo intenso y situaciones
que generan conflicto o frustración.

Es el caso, por ejemplo, de la aplicación constante de castigo activo.
Para aplicar un castigo correctamente debe aplicarse el estímulo
punitivo siempre que aparece la conducta, debe ser lo suficientemente
fuerte como para que el animal deje de hacerla, debe ser breve y
terminar justo cuando termina la conducta que queremos eliminar. En el
programa, constantemente se violan las reglas de aplicación del
castigo: se aplica cuando el animal no muestra ninguna conducta
incorrecta, incluso se aplica, con intensidad muy elevada, cuando el
animal muestra conductas de apaciguamiento, y no siempre se aplica
cuando aparece la conducta que quiere eliminar. Capponi, por ejemplo,
afirma que “hay que bloquear al perro antes de que se ponga a ladrar”.

Todo esto se traduce en un castigo inconsistente: el animal es incapaz
de anticipar las consecuencias que tendrán sus acciones y, por lo
tanto, aparecen estados de conflicto y frustración que comprometen el
bienestar del animal. En consecuencia, el castigo mal aplicado puede
aumentar el miedo, la agresividad y el estrés o, incluso generarlos,
además de no tratar el origen de los problemas.
Por otra parte, desde el punto de vista ético, es preferible no usar
el castigo como herramienta de tratamiento de los problemas de
conducta. Si para solucionar un problema de conducta existen varias
técnicas y una de ellas disminuye el bienestar del animal, debería
evitarse en beneficio de las que no lo hacen.

Consecuencias para la sociedad
Independientemente de su implicación sobre el bienestar animal,
recomendar el uso de técnicas basadas en el castigo, la autoridad o la
agresión supone un aumento del riesgo de ataque a los propietarios. De
hecho, en varios capítulos se observa cómo animales no agresivos
inicialmente muestran conductas agresivas a lo largo del programa y
como consecuencia del tratamiento.

Los niños son el principal grupo de riesgo en cuanto a ataque de
perros se refiere: tienen un riesgo entre 3 y 4 veces mayor a sufrir
mordeduras por parte de un perro que un adulto debido a las
condiciones físicas y a la incapacidad para reconocer las señales de
alarma que los animales nos muestran. Además, las mordeduras en los
niños se dirigen mayoritariamente a la cara, cuello y brazos, lo que
hace que los daños ocasionados sean mayores que en los adultos.

Los métodos empleados hoy en día para disminuir las tragedias
producidas por perros hacia niños se basan en técnicas de no
confrontación y de evitación de conflictos en el domicilio, es decir,
todo lo contrario de lo que se muestra en el programa.
El pasado mes de marzo el GrETCA envió a la cadena de televisión
Cuatro una carta informativa sobre los programas emitidos en este
canal que tratan la etología. En ella se ponía de manifiesto la
preocupación por algunos de los contenidos que se emitían en el
programa "El encantador de perros" y, de manera desinteresada, se
ofrecía a revisar la idoneidad de los contenidos del programa “Malas
pulgas”, entonces todavía por estrenar, en el que Borja Capponi trata
problemas de conducta de los animales de compañía. La carta no dio los
resultados que se esperaba.


#2

Pues estamos apañados...
De todas formas, lo que hace Cesar Millán no se parece en nada a lo que hace el de "Malas Pulgas"
No voy a defender a ninguno por que no entiendo nada del tema, pero al menos César no toca al perro, es decir, ni un golpecito ni nada...


#3

Pues yo veo los dos programas y me gustan, aunk me motiva mas cesar, y yo tampoko entiendo de este tema, lo unico k veo esq el animal cambia por completo, y las personas kizas tb cambien su comportamiento, no se, yo realmente me creok los metodoas de cesar funcionan...


#4

Pero ves que cambian en la tele...y luego? cuando el tio se va? No sé, pero tengo dos perros, y desde luego no me parece cosa de un par de días o un par de horas adiestrarlos...
Y mis niños son muy listos, jajajajajajaja (amor de madre)


#5

Hay casos en k cesar se lleva al perro con su manada durante algunas semanas, y vuelven muy cambiados, yo no se si es el metodo correcto, pero veo k funciona...luego cuando cesar se va, pues no se si el perro seguira con los problemas o k, pero en la serie aparece haciendoles una visita despues de un tiempo y yo veo bien a las mascotas,nada k ver a como estaban


#6

Claro, es que si son semanas, eso ya me cuadra más! jajajajaja


#7

yo lo unico k veo y k me transmite esos programas esq existe una familia con probleas k no sbaes como tratar al animal y por eso hay problemas, por desconocimiento, y al final las familias k tan masl lo estaban pasando, terminan super contentos!!


#8

En eso tienes razón. Lo que se vé en esos programas es eso ya que es justo lo que buscan, el problema es que no se ve el resto. Quizás las familias quedan contentas, pero los perros te aseguro que no. La lástima de todo esto es que la mayoría de problemas de conducta (por no decir TODOS) que tienen los perros son por culpa de los dueños y luego lo arreglan con tirones, toques y demás invasiones hacia los pobres animales para deshacer el entuerto creado por los humanos.


#9

Pues no yo no se... me encantan los perros, en mi vida solo he tenido un perro y era un cielo así que no se mucho de reeducar a un perro,
pero siempre me ha gustado mucho el programa, aunque después de leer esto estoy dudando...
El que yo veía era "el encantador de perros" y a mi me gustaba mucho,
no se, supongo que "Malas pulgas" será una imitación mala(como todo lo que intentamos imitar los españoles)
pero los porros que veía en "el encantador de perros" de verdad parecían "rehabilitados" como ellos dicen,
porque no todos los problemas eran de agresividad, no los solucionaba igual y Cesar no usaba cartigos físicos(hasta donde yo he visto en la tele, luego no se)
He visto capítulo en los que saían perros con hiperactividad y lo que Cesar hacía era ponerles un "trabajo extra", como llevarlos a nadar todas las semanas o cosas así. Algunos caso tardaba en solucionarlos varias semas y los perros se veían muy bien. Pasaban de ser un perro inestable y agresivo a ser un perro tranquilo y sumiso.

No se, realmente no se casi nada de perros pero yo creo que un dueño debe ser firme con un perro (ojo, en mi opinión NUNCA, BAJO NINGÚN CONCEPTO, se deben usar castigos físicos, pero sí dejarle claro el perro que tu eres el que manda y corregirle si hace lo que no debe.) No se, creo que un perro bien educado es un perro feliz, tenerle controlado no significa que sea malo para el... ¿o acaso si? :wacko:


#10

Totalmente de acuerdo contigo. A los perros se les debe educar, pero hay muchas maneras de hacerlo y no todas son acertadas. De "Malas pulgas" ya es que prefiero ni hablar porque encuentro vergonzoso que emitan un programa sin ningún tipo de base científica, dañino y totalmente falto de contenido educativo. César Millan hace cosas bien y otras que no lo están tanto. Lo que si tiene es una gran experiencia con perros y se nota, pero creo que necesita un pequeño reciclaje en cuanto a las técnicas que utitliza. Trabaja mucho con la inundación y, si estamos hablando de un perro que tiene una fobia es muy contraproducente. La inundación consiste en exponer al animal al máximo nivel de estimulo que produce la conducta, es decir, es como si a alguien que sufre aracnofobia, lo metes en una bañera llena de arañas. Lo más normal es que esa persona sufra un colapso mental o un infarto, o que quede en estado de "indefensión adquirida", que es precisamente la técnica que utilizan en malas pulgas.
Mi opinión es que deberían revisar muy bien los contenidos que se emiten por televisión y consultar a personas cualificadas antes de pretender que la gente aprenda sobre un tema determinado.
Que conste que las técnicas funcionan, pero yo prefiero mantener el precioso vínculo que tengo con mis perros.
Respeto SI, miedo NO.
Saludos


#11

Tienes toda la razón...
ayer me puse a ver "Malas Pulgas" en youtube...
solo vi dos capítulos, pero mi teoría queda confirmada, es una copia más que mala de "el encantador de perros".
En "Malas pulgas" son demasiado bruscos, entre otras cosas que no me han gustado nada he visto que corregían a un perro cuando este no había hecho nada...

Respecto a la inundación, no se si será la técnica más adecuada para usar con un perro, pero con las personas sí que funcciona.
Yo superé el pánico que les tenía a las arañas de pequeña cuando mis primos me hicieron meter la mano en el terrario de su araña(fue realmente desagradable para mi en ese momento, pero me sirvió para darme cuanta de que no pasa nada y superarlo.)
Aunque con los perros quizás debería ser diferente, al fin y al cabo su cerebro no funcciona igual que el de las personas.


#12

Efectivamente! Una fobia se supera por habituación progresiva, tanto en personas como en perros y dependiendo del grado en que se sufra esa fobia.
Tengo una persona muy cercana que sufre de aracnofobia y se queda en estado de shock, taquicardia y ataque de ansiedad tan sólo con ver una foto de una araña. Ya te digo que de momento imposible que meta la mano en un terrario! jeje
Con los perros exáctamente lo mismo. Cada uno debe tener un tratamiento específico y su correspondiente test de sensibilidad, ya no sólo para tratar un problema determinado, sino para educarlo sin cruzar la barrera que separa el respeto del miedo.
Saludos


#13

Vuelves a tener razón xDD

No se, a mi me funccionó, me daban muchísimo miedo, pero mis primos eran mayores y metieron mi mano en el terrario a la fueza para asustarme... pero bueno, supongo que con la persona que tu dices ese método no funccionaría.